Memorias Tercer Congreso Colombiano de Estudiantes de Filosofía

La importancia de comprender la relación ciencia- tecnología y sociedad para formar ciudadanos reflexivos y competentes dentro de su contexto


Jhon Deivis Pila Castillo; Universidad de Antioquia; jhon.pila@udea.edu.co

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X


Resumen

En la presente investigación se aborda la pregunta acerca de: ¿Por qué es importante comprender en la actualidad la relación ciencia-tecnología y sociedad como mecanismo para la formación de ciudadanos críticos y reflexivos en temas de ciencia y tecnología? Para desarrollar esta cuestión realizaré, en primer lugar un breve análisis histórico de la relación ciencia, tecnología y la sociedad; seguidamente exponer una aclaración conceptual de ciencia y tecnología, luego explicar los diferentes modelos de relación ciencia-tecnología. Finalmente, evidenciar  la necesidad que tiene el ciudadano de recibir una formación conceptual propia de las comunidades científicas y tecnológicas y los beneficios que trae consigo esta formación.

Abstract

In this research i will approach the question: ¿Why is it important to understand today science, technology and society relationship as a mechanism for the critical and reflective formation citizens on issues of science and technology? To carry out this question I will first a brief historical analysis of science, technology and society relationship; then expose a conceptual clarification of science and technology, next explain the different models of science-technology relationship. Finally, I will show the necessity that has the citizens to receive an own conceptual training of scientific and technological communities and the benefits that brings it formation.

Palabras Clave

Ontology,Sciencie,Tecnology

Breve análisis histórico:

     Desde aproximadamente hace tres décadas  ha crecido el estudio de la relación que sostienen: la ciencia y la tecnología, como pilares del desarrollo cultural, económico, social y político. en varios episodios de la historia universal y tras diferentes cambios tecnológicos, económicos y culturales que afectaron directamente a la población se ha visto  la necesidad de establecer e indagar sobre el movimiento CTS (ciencia, tecnología y sociedad) como una herramienta indispensable para tener una mayor comprensión sobre dichos cambios que venían afectando la vida cotidiana de los ciudadanos. La industrialización parece ser un movimiento revolucionario que permite evidenciar de cierto modo la relación ciencia y tecnología que ya se venía gestando, pero que se hacía más fuerte a medida que la industrialización se expandía por el mundo. Este movimiento revolucionario además de traer progreso económico también trajo consigo avances tecnológicos y científicos que se convirtieron en hitos de desarrollo social, por lo cual era indispensable comprender cómo esta relación había causado un gran impacto a nivel histórico y, a raíz de ésto se fue dando  paso a los diversos estudios de la ciencia y la tecnología, a los cuales progresivamente se les anexo la sociedad, ya que vemos que tanto los avances científicos como tecnológicos afectan a toda una comunidad en general. Por ende, el movimiento CTS surge con la necesidad de establecer un nuevo paradigma que sirva para explicar los diferentes fenómenos científicos y tecnológicos que se presentan en el contexto social y la manera en como estos cambios influyen en las diferentes instituciones sociales.     

     Históricamente, el desarrollo científico y tecnológico tiene su origen en el mundo Anglosajón, el cual es el precursor de los avances a ‘; finales de la década de los 70 se expande a otros países de la Europa continental entre ellos  Francia, Alemania y los países escandinavos,  también  Australia y Canadá (Cerezo, 1999). Según José Antonio López Cerezo (1999), la ciencia y la tecnología han de ser entendidas como un aparato cultural producido por los países más desarrollados, ya que estas -a saber: ciencia y tecnología- eran consideradas como las herramientas más efectivas para conseguir una mayor calidad de vida de los ciudadanos y, además, era lo que fundamentaba a un país desarrollado. A partir de la década de los 80 tras la expansión del CTS  por Europa se comienzan a realizar los primeros estudios e investigativos sobre la implementación del CTS como programa de progreso social. aun así, a partir de los años 90 esta nueva visión de progreso vislumbró a la península Iberoamericana, permitiéndose hablar de una nueva tendencia consistente en la implementación de la ciencia y la tecnología en la sociedad como nuevo horizonte hacia el desarrollo.

     Otra de las razones por la que se hace necesario comprender el origen de la relación CTS es para tratar de cambiar la imagen clásica que se tenía de la ciencia y la relación con la tecnología y la sociedad, la cual era vista como una especie de acumulación cronológica de conocimientos objetivos acerca del mundo;la ciencia y la tecnología habían sido concebidas como sistemas cerrados y autónomos que seguían un desarrollo lineal, no tenían en cuenta al sujeto y  pretendían ejercer control y dominio sobre la naturaleza, propiciando la existencia de una separación entre ciencia, tecnología y sociedad[1]. Al evidenciarse que el estudio de las disciplinas por separado no traía desarrollo ascendente, se neeisto un trabajo  conjunto, atendiendo no tanto a fenómenos científicos y tecnológicos como, también a la aplicación de estos en un contexto social, en donde sí se vería reflejado el desarrollo. La nueva imagen del CTS permite estudiar los fenómenos científicos y tecnológicos a partir de su contexto social y se concibe la ciencia y la tecnología inherentes al quehacer de la actividad humana, por consiguiente se comienza a estudiar y a consideraruna relación estrecha entre ciencia, tecnología y sociedad, de este modo dejaron de ser vistas por separadas.      

De ahí que, el origen del movimiento CTS parte de una reacción crítica de movimientos de pro­testa que se formaron a partir de los años 60 y 70. Movimientos denominados grupos contra­culturales, asociaciones pacifistas, organizaciones ecologistas o feministas, académicos y sector educativo que estaban en contra de la clásica imagen esencialista de la ciencia y de sus relacio­nes con la tecnología y la sociedad; imagen que estaba influenciada bajo los lineamientos de la filosofía positiva y la sociología funcionalista de la ciencia predominante en buena parte del siglo XX. (Quintero, 2010, p. 4)

     La ciencia y la tecnología se han convertido en una nueva corriente de desarrollo social; ambos se encuentran actualmente interrelacionados y se han considerado como uno solo, produciendo así grandes avances en la sociedad actual e influenciando la cotidianidad de las personas. 

La tecnología:

     La tecnología ha sido una de las  responsables de las diversas trasformaciones sociales que se han presentado en la actualidad, tanto así que ha logrado invadir hasta los espacios con mayor resistencia en el caso de las comunidades rurales, que han visto necesario  equiparse de instrumentos tecnológicos para el mejoramiento de su práctica campesina; del mismo modo las grandes metrópolis y pequeñas ciudades se han concentrado principalmente en la adquisición o manufactura de herramientas tecnológicas de avanzada categoría, que permitan el mejoramiento de la práctica humana, dar una definición exacta de lo que es tecnología podría ser problemático, ya que esta posee un carácter cambiante, actualmente  el concepto tecnología, difiere de la concepción que se tenía de esta en la antigüedad; pero conceptualmente se agrava mucho este fenomeno, dado que dentro de la misma disciplina (tecnología) se presenta una gran diversidad de definiciones.

     Algo en lo que sí podemos coincidir es que la tecnología ha hecho referencia principalmente a los artefactos, limitándola simplemente a la confección de dispositivos, sin tener en cuenta las implicaciones sociales que ésta puede representar, como son  el remplazo de la labor del hombre por maquinas automatizadas, la dependencia tecnológica y el impacto ambiental que se da causado por el uso de artefactos que están fuera de su ciclo de vida útil, entre otros. Sin embargo las implicaciones no son motivos  para  dejar  de usar la tecnología, en la actualidad parece que se le ha dado mayor importancia a su función instrumental que a las consecuencias de la producción en masa de aparatos tecnológicos.

     La importancia de la tecnología en la actualidad y sus múltiples aplicaciones han permitido que la tecnología sea vista desde diferentes enfoques, -a saber, instrumental, cognitivo y sistémico, - planteados principalmente por Quintanilla  (2005). En el marco de la elaboración de esta investigación los abordaré de manera sintética.

Enfoque instrumental:

     Este enfoque denota la relación que han permitido establecer los artefactos tecnológicos con el hombre, una relación que se basa únicamente en la utilidad que le dan las personas a las herramientas propiamente diseñadas. Los instrumentos tecnológicos se convierten en este enfoque en simples medios que satisfacen las necesidades, alivian y mejoran la carga laboral de quienes hacen uso de ella. Quizá esta es la concepción de tecnología que ha dominado a un alto número de personas, quienes consideran que la tecnología sólo se queda en el plano de la creación material de artefactos, dejando de lado aquellos factores que también intervienen en la creación de tecnologías, tales como los tramites que conllevan la manufactura, los aspectos legales, morales e incluso sentimentales y en la actualidad un factor que ha tomado fuerza es el estético, la fabricación de tecnologías pretende impactar tanto a nivel visual como en su funcionamiento;  cayendo en  favoritismos del tipo en donde si  luce bien funciona bien. Al hablar de tecnología se lo hace con frecuencia en términos monetarios, enmarcándola en una dicotomía de costos beneficios, que funciona sólo en una dirección que beneficia básicamente a las empresas fabricadoras de piezas tecnológicas, quienes ven a las personas como simples consumidores y no como personas capaces de participar críticamente en las invenciones e investigaciones tecnológicas, esto a causa del desinterés por formar a las personas que se presenta por parte de las mismas empresas, de los gobiernos de turno e incluso de los mismos consumidores. Cuando la tecnología atiende a aspectos económicos olvida la relación con la sociedad que va más allá de la producción capital de una población y esto es a lo que apunta el uso inadecuado y los enfoques personales de quien se vale de la tecnología, fundamentando el desarrollo social desde una perspectiva económica que atiende a necesidades de innovación, que deben ser comercializadas en la sociedad, esto es: para sostener la economía es necesario que haya un constante consumo de elementos tecnológicos, para ello necesitan innovar en sus artefactos, para que de esta manera el público tenga la necesidad de adquirir las nuevas y mejoradas tecnologías.

Enfoque cognitivo:

     Se concibe la tecnología como ciencia aplicada, aquella que desde sus diferentes disciplinas orientan todos sus conocimientos a la investigación de intereses prácticos. La tecnología tiene desde este punto de vista una gran dependencia con la ciencia, ya que los descubrimientos científicos vendrían a determinar los avances tecnológicos.

     Se considera que si hay mayores avances científicos, tendremos nuevas tecnologías que se apliquen y expandan a otros campos de acción de la vida humana y, al expandirse la tecnología por los diferentes campos de la acción humana (trabajo, escuela, hospitales, hogar, etc.), las personas y en general la sociedad, tendrán la necesidad de adquirir esos nuevos avances tecnológicos lo que genera en consecuencia mayor progreso económico, cabe resaltar que para sociedades modernas dicho progreso económico se traduce en desarrollo social.

    Si bien esta visión de la tecnología trae consigo progreso de manera aparente, no toma en consideración que a mayor desarrollo científico-tecnológico, se producen avances en otras problemáticas como lo son: la polarización de la sociedad, entre aquellos que cuentan con los medios para acceder a la tecnología, aumento de la tasa de desempleo, debido a la fabricación de máquinas que remplazan actividades que antes eran ejecutadas por hombres y la aparición de un fenómeno llamado la ´obsolescencia programada´, nacida justamente con el fin de acabar con la Gran depresión de 1929, consistiendo en la programación de la vida útil de los aparatos tecnológicos de modo que la economía se lograra sostener mediante el consumismo.

Enfoque sistémico:

     Se piensa a la tecnología como un sistema que abarca no sólo a los instrumentos tecnológicos, sino el carácter organizacional que puede tener la tecnología para organizar el conocimiento humano, las actividades empresariales y humanas. Como sistema, tiene en cuenta a las personas que participan en la construcción de tecnología y el papel que deben desempeñar dentro de la sociedad, no solamente como operarios o consumidores sino también como participes de la innovación tecnológica, siendo esta última el motor de desarrollo de la tecnología.

     El enfoque sistémico, funciona por las relaciones que se trazan entre todos los elementos que la componen (inventores, diseñadores, ingenieros, administrativos, consumidores y operarios) provocando de este modo una estrecha relación entre lo que se concibe como tecnología artefactual y sociedad; se considera desde este punto de vista que el desarrollo social depende de la relación recíproca entre ciudadano y tecnología (relación que va más allá de un simple lazo comercial), y que se centra principalmente en las personas como creadoras e incentivadoras de innovación tecnológica. Es el ciudadano el que demanda transformaciones constantes de tecnología.  

Ciencia:

 

     De la misma manera como ocurre en la tecnología, dar una definición absoluta de ciencia puede ser problemático. El diccionario de la real academia de la lengua española nos define ciencia como el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Algo que sí se puede afirmar y en lo que ha habido consenso es que la ciencia ha trabajado desde siempre con el fin de ejercer control sobre la naturaleza para usarla en favor del hombre, pero al parecer este propósito no ha sido suficiente para la contemporaneidad, pues ella, además de querer controlar la naturaleza quiere reproducirla artificialmente, algo que puede ser tanto beneficioso como perjudicial para la misma humanidad. Todo dependerá del carácter reflexivo que poseen los científicos o por otro lado, del interés económico que haya por parte de las grandes potencias que controlan la economía mundial. A raíz de esto podemos evidenciar que las comunidades científicas han sostenido una hegemonía del conocimiento que es poco conocido por la ciudadanía en general, ya que sus debates e investigaciones científicas se llevan a cabo en una esfera muy alta y de difícil comprensión para los ciudadanos, los cuales no han recibido una formación en conceptos científicos que le permitan interpretar y reflexionar sobre la naturaleza de los nuevos descubrimientos. 

     Los orígenes de la ciencia moderna, podemos remontarlos en la década de los treinta que dio nacimiento a uno de los primeros grandes alcances de la ciencia: el primer acelerador de partículas elementales (ciclotrón) creado con el fin de contribuir a la medicina, con la llegada de la segunda Guerra Mundial, la ciencia puso todos sus esfuerzos en la creación de armas de gran impacto, concibiendo a raíz de esto la primera bomba atónica que sumió en suspenso gracias a su peligrosidad a toda la sociedad mundial. Esto no desmitifica el gran papel que ha jugado la ciencia para el desarrollo de la sociedad, pues ésta también ha contribuido en gran medida a la creación de nuevos y más eficaces medicamentos e investigaciones que han permitido la creación de herramientas más sofisticadas, (los aviones, rayos x, electricidad, etc.) que le otorgan cierto control al hombre sobre la naturaleza.

    Para hablar de ciencia es importante tener en cuenta que ésta exige y requiere la obtención de resultados satisfactorios, tanto para la comunidad científica como para la sociedad, es decir, la ciencia en la contemporaneidad debe enfocarse en la investigación y/o solución de problemas que afectan a la sociedad, lo que hace que su práctica no sólo indague sobre cuestiones sin resolver, sino también que dicha práctica tenga aplicabilidad dentro de las sociedades. La ciencia según Acevedo (2006)  puede ser entendida desde cuatro dimensiones: una técnica, una organizativa, una ideológica-cultural y una afectiva o emotiva; dentro de la dimensión técnica podemos conocer, los saberes disponibles y alcanzados, las metodologías y procesos utilizados para investigación científica; en la organizativa se destacan los apoyos económicos recibidos, los reconocimientos a la labor científica, la comunicación entre los diferentes grupos de investigación, las publicaciones periódicas y los partícipes y consumidores de la ciencia; en la ideológica-cultural se hacen visible los códigos éticos que se manejan, los objetivos y finalidades de la ciencia, el papel importante de la creatividad científica y lo más importante, el carácter necesario de la  educación científica; finalmente, la dimensión afectiva o emotiva nos permite ver la vocación científica, los sentimientos prestados a la ciencia, y algo de mayor importancia, la participación del ciudadano en la toma de decisiones sobre asuntos científicos.

Modelos de relación:

     Después de un breve análisis conceptual sobre ciencia y la tecnología, se hace importante destacar las maneras en que se relacionan estas dos disciplinas a partir de la concepción planteada por Ilkka Niiniluoto e interpretadas por el profesor Acevedo, los cuales sugieren que el análisis de la relación ciencia y la tecnología debe entenderse bajo cinco modelos, a saber:

1. Independencia ontológica y causal entre ciencia y tecnología[2]: en este modelo de relación la tecnología y la ciencia son completamente independientes si se miran desde una perspectiva ontológica, en la medida en que cada una tiene su propio objeto de estudio y cada una trabaja sin la estricta necesidad de depender de la otra, puesto que la tecnología se enfoca en la producción de artefactos sofisticados y la ciencia, en dar respuesta a los grandes cuestionamientos correspondientes a la época (la electricidad por ejemplo en el siglo XIX). Además, desde esta perspectiva se cree que la tecnología no es consecuencia directa de algún descubrimiento científico en específico o contrariamente, que la ciencia sea subsidiara de la creación artefactual.

2. Independencia ontológica e interacción causal entre ciencia y tecnología[3]: esta relación continúa sosteniendo que la ciencia y la tecnología son dos entidades independientes pero que, desde el siglo XIX se ha demarcado una gran relación que se da entre ellas desde lo causal; en el sentido en que la ciencia le ha permitido a la tecnología avanzar en la creación de herramientas tecnológicas más sofisticadas y en el mismo sentido la tecnología le ha permitido a la ciencia mejorar su practica con la adquisición de nuevos elementos y le ha brindado además  nuevos horizontes investigativos, un ejemplo de ello es las investigaciones sobre la inteligencia artificial, desde esta relación, ciencia y tecnología trabajan con fines distintos, pero haciendo uso de las herramientas y las investigaciones generadas por ambas partes.  

3. Tecnología dependiente ontológicamente de la ciencia[4]: este modelo de relación ciencia y tecnología considera que la tecnología no es más que ciencia aplicada, es decir, que el desarrollo tecnológico depende en un sistema jerárquico de los descubrimientos científicos, lo cual también nos permite evidenciar que cronológicamente primero fue la ciencia y luego la tecnología, creando de esta manera una dependencia de la segunda sobre la primera. También se puede constatar en este modelo que la teoría científica es importante para la práctica tecnológica al momento de hablar de desarrollo y, si se toma a la tecnología desde la ciencia, ésta  puede ser reducida fácilmente a leyes científicas.

4. La ciencia depende ontológicamente de la tecnología[5]: principalmente el argumento en el que se apoya este modelo de relación es que la técnica (la práctica tecnológica) antecede históricamente a la ciencia y, que por tanto esta  ha estado siempre supeditada a intereses de carácter práctico que demanda la necesidad de nuevas tecnologías, dándosele así un carácter instrumentalista a la ciencia; este modelo plantea que la tecnología ha sido la que le ha permitido a la ciencia que, por medio de sus artefactos conozca la naturaleza del mundo.

5. Identidad ontológica entre ciencia y tecnología[6]: desde este modelo se toma en consideración, el hecho de la incerteza de la identidad ontológica de la ciencia y la tecnología para sostener que ambas a través de la historia han devenido en una fusión que conocemos en la contemporaneidad como tecno-ciencia, un movimiento que se originó desde los ochenta y que apunta principalmente a la relación intrínseca entre la ciencia y la tecnología que busca un beneficio mutuo a partir de la imbricación de sus prácticas, métodos, procedimientos, etc.; beneficio que en la actualidad esta dirigido a intereses económicos, con la justificación de que la tecno-ciencia busca el desarrollo social por medio de sus creaciones que siempre tiene un costo monetario.  

     A partir de las relaciones  entre ciencia y tecnología y la demanda de ambas en  la vida actual, una intervención reflexiva por parte de la ciudadanía quien es en última instancia la consumidora tanto del conocimiento científico como de los artefactos tecnológicos. Se necesita formar ciudadanos que comprendan la nueva lógica de la relación ciencia-tecnología que actualmente está apuntado a la anteriormente mencionada tecno-ciencia. Vale la pena que comprendan todas esta relaciones, cuáles son sus funciones y su imagen de la sociedad, es decir, cómo conciben la relación ciencia- tecnología al ciudadano y cómo debe este concebir también esa relación  para que pueda así participar de manera activa en los procesos investigativos y productivos de la tecno-ciencia -decidiendo los temas de investigación, que productos son convenientes, etc.), y no como un simple consumidor. 

Conclusión:

 

     A raíz de lo expuesto se define la necesidad de formar expertos y especialistas en comunicación de la ciencia, ya sean profesionales de mediación partícipes en los procesos investigativos, o que tengan las capacidades de trasmitir sus observaciones, conformando una especie de puente interactivo entre los sistemas de ciencia, tecnología y la sociedad. Para que esto se dé de manera efectiva, se requiere la formación de profesores que sean capaces de educar a los ciudadanos en la cultura científica y tecnológica. Estos estudiosos ciencia y tecnología deberán incurrir en todos los sectores sociales, permitiendo así compartir las potencialidades y el papel social que ocupan las investigaciones científicas y tecnológicas dentro de la sociedad; asimismo, lograr que todos los sectores sociales presenten de manera eficiente sus demandas a las comunidades científicas y tecnológicas debido a que éstos son los encargados de financiar y gestionar los recursos para el desarrollo de las investigaciones. También, estos expertos deben ser capaces de ayudar a establecer mecanismos de vigilancia y control frente a los riesgos que pueden ocasionar  las aplicaciones de la ciencia y la tecnología. Los profesionistas en mediación deben ser capaces de indicarles a las comunidades científicas y tecnológicas que aunque ellos requieran de una “autonomía epistémica” no se pueden olvidar que es la sociedad en general quien financia y gestiona todas las investigaciones que ellos ejecutan y que por tanto deberían rendir cuentas a los ciudadanos, tratando de que ellos realmente si se beneficien con esa inversión. 

     Finalmente, entre los efectos que traería  la formación de expertos y profesionales de los estudios de ciencia y tecnología sería , hallar más  ciudadanos  de carácter critico-reflexivo que se cuestionen sobre la naturaleza de la ciencia y la tecnología, la manera en cómo su cotidianidad es intervenida por la aplicación de tecnologías y teorías científicas. Asimismo, los expertos deben dejar claro a la sociedad que es indispensable la acción de las comunidades científicas y tecnológicas, pues a través de ellas se puede lograr un mayor desarrollo en el país y así garantizar un mejor bienestar social y una vida digna a las presentes y futuras generaciones humanas. Por ejemplo, vemos que gracias a las investigaciones médicas que se llevan a cabo en la actualidad, se han desarrollado diversos tratamientos que ayudan a combatir enfermedades de difícil control; así como también encontramos la invención de nuevos medios de comunicación que han permitido una mayor interacción entre diferentes partes del mundo. En consecuenciaes necesario que tanto los ciudadanos como los estudiantes en formación científica y tecnológica desarrollen un carácter crítico y reflexivo frente a los diferentes usos que le damos a los nuevos artefactos tecnológicos y descubrimientos científicos, tratando de orientar su práctica hacia un buen uso e implementación de ellos; teniendo en cuenta que esos inventos así como traen beneficios también pueden ocasionar riesgos y afectar a la sociedad. 

 

 

Notas

[1] Línea de pensamiento defendida por autores como Maswell y Agazzi. (Quintero, 2010) 

[2] Con independencia ontológica se hace referencia a que cada una tiene una identidad propia que la caracteriza como tal. Y causalmente independiente quiere decir que tanto la ciencia y la tecnología tienen procederes históricos y causales diferentes. (Acevedo,2006)   

[3]La interacción causal permite evidenciar que tanto la ciencia y la tecnología han sostenido desde sus origen una muta relación de intereses. (Acevedo,2006)  

[4] Desde Acevedo (2006) la tecnología debe su existencia a la disciplina científica.

[5] La ciencia debe su progreso a la intervención de la práctica tecnológica y a la aplicación de sus artefactos técnicos. (Acevedo, 2006).

[6] Con esto se dice que la ciencia y la tecnología son una y la misma, por lo tanto su existencia e identidad no proceden de fuentes históricas y causales diferentes. (Acevedo, 2006)


Referencias

- Acevedo, J. (2006). Modelos de relación entre ciencia y tecnología: un análisis social e histórico. Revista Eureka. Pp. 198-219. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=92030203

- Cataño, R. (2013). Ciencia, tecnología y tecnología. Una propuesta para su enseñanza desde CTS. Revista Vínculos. Vol. 10. N° 2. Recuperado de http://revistavinculos.udistrital.edu.co/files/2013/09/Ciencia-tecnolog%C3%ADa-y-tecnociencia.-Una-propuesta-para-su-ense%C3%B1anza-desde-CTS.pdf.  

- Cerezo, J. (1999, Mayo). Los estudios de ciencia, tecnología y sociedad. Revista iberoamericana de educación. Recuperado de http://www.rieoei.org/rie20a10.htm

- Echeverry, S. (2013). Sobre la identidad del sujeto en la institucionalización de las teorías científicas. Estudios de filosofía: Universidad de Antioquia. Pp 49-66. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/ef/n49/n49a4.pdf

- Garcia, A. (2005).  Aportes del estudio histórico de instrumentos científicos a la formación del profesorado de ciencia. VII congreso de enseñanza de la ciencia. Recuperado de http://ddd.uab.cat/pub/edlc/edlc_a2005nEXTRA/edlc_a2005nEXTRAp481apoest.pdf

- Kuhn, T. (2002). La estructura de las revoluciones científicas. México: FCE. Cap. I.  

- Olivé, L. (2007). La relación entre ciencia, tecnología y sociedad cuatro décadas después de La estructura de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn. En: La ciencia y la tecnología en la sociedad del conocimiento. México: FCE, pp. 25-44.

- Quintanilla, M. (2005/2006).  Historia de la ciencia, ciudadanía y valores: claves de una orientación realista y pragmática de la enseñanza de la ciencia. Revista educación y pedagogía, Vol. XVIII (45). Recuperado de http://www.google.com.co/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&ved=0CCQQFjAB&url=http%3A%2F%2Faprendeenlinea.udea.edu.co%2Frevistas%2Findex.php%2Frevistaeyp%2Farticle%2Fdownload%2F6083%2F5489&ei=0q5jVc3kCe-_sQSZ5YKwCg&usg=AFQjCNFx-I9vRnYHeICoSK5MwgkhXjwitA&bvm=bv.93990622,d.cWc

- Quintero, C. (2010).  Enfoque Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS): perspectivas educativas para Colombia. Revista del Instituto de Estudios en Educación Universidad del Norte. N° 12, 1-18. Recuperado de http://rcientificas.uninorte.edu.co/index.php/zona/article/download/1151/719

- Ziman, J. (2003). Ciencia y sociedad Civil. CTS. Núm1, vol. 1. Pp. 177-188. Recuperado de http://oeibolivia.org/files/Volumen%201%20-%20N%C3%BAmero%201/doss05.pdf