Año 2 No. 2 Julio - Diciembre 2008

Reseña a "Jorge Mario Loaiza Alarcón. La Pena de Muerte. "


Nicolás Alberto Duque Buitrago


ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




            Esta compilación-traducción me exige un doble trabajo: el primero, reseñar las tesis de los profesores: Torgood Marshall, Burton Leiser y Hugo Adam Bedau, expuestas en los ensayos recopilados. El segundo, considerar las conclusiones y las observaciones que hace el compilador-traductor sobre los textos de los autores en cuestión .

            Empezaré por el estudio introductorio de Loaiza. Él quiere mostrarnos, en principio, que la pena de muerte se halla en la sociedad y la ley occidental ab origine, y aprovechándose de su inveterada existencia, hace una ligerísima revisión de su historia, con la intención de identificar los errores y despropósitos que conlleva la práctica de la pena de muerte, y esperando que una revisión como esta, logre que adquiramos un razonamiento distinto y unas alternativas diferentes para la prevención y el castigo de los delitos atroces. Prima facie y mientras hace el rodeo histórico, Loaiza se muestra como un detractor de la pena de muerte.

            El rodeo histórico que hace Loaiza contiene dos problemas que quisiera señalar: el primero, una conclusión que me parece ridícula, y el segundo, una inconsistencia. Su conclusión sostiene que la legislación estadounidense está basada en el decálogo de Moisés, y la inconsistencia depende de tal conclusión, en el sentido en que la conclusión es en sí misma ahistórica. En suma, ignora los enormes y grandísimos cambios que ha habido en lo político, lo social y lo filosófico, desde la ley mosaica hasta la sociedad y las leyes actuales, inclusive si señalamos que la Lex Talionis tiene su correlato moderno en la pena de muerte.

            Según lo que defiendo, una conclusión como esa es abismal y no soporta el estado de la moderna discusión sobre la pena capital. Mas lo realmente extraño es que para justificar esa conclusión, el compilador-traductor recuerde la exigencia de no levantar falso testimonio contra el prójimo, y la necesidad social de sancionar y de condenar el engaño; en vez de extrapolar, como uno se espera, la vigencia de la LexTalionis. Él dice: “[…] el perjurio, la mentira, el dar falso testimonio es lo que espera un ciudadano sea condenado […]” (P. 6).

            Con una no muy sesuda reflexión, puede concluirse, de buena manera, que para cualquier sociedad y para cualquier legislación, las condiciones de sinceridad son necesarias, y aún cuando resulte importante que la ley considere como influyente la existencia del falso testimonio, no creo que tenga que guardar una necesaria relación con la ley mosaica, aunque tenga su heredad. Digamos que la exigencia de veracidad también es laica.

            A lo largo del texto y a causa de los comentarios, nos damos cuenta que Loaiza tiene una costumbre poco ventajosa cuando se trata de argumentar. Gusta de desbrozar – extrañamente– algunas consideraciones muy literarias, cuyas conclusiones terminan así: inclusive en la literatura…. Esto se hace palpable cuando, por ejemplo, introduce alusiones a los estados perfectos o utópicos, para mostrar que inclusive los utopienses planearon métodos de eliminación de vidas humanas, en casos evidentemente absurdos para nosotros.

            Entre salto y salto de la literatura a la historia y de la historia a la literatura, llega el momento de ver el problema en debate. Cuando esto ocurre, nos enteramos que a pesar de las primeras impresiones, Loaiza es un ensañado defensor de la pena de muerte.

             Más allá de su defensa a ultranza, sino adrede, expone argumentos y consideraciones resultado de terribles deformaciones y malos entendidos de lo propuesto por los profesores estadounidenses que comenta. Para tratar de desarticular las tesis de los detractores de la pena de muerte, llega a rozar medios tan increíbles como la burla y el juego de ejemplos, dejando en el lector el salado sabor de su autojustificación. En no igual tónica, pero sí en terribles efectos, trata de conformarse a las conclusiones de los defensores de la pena de muerte, sin llegar, muchas veces, a comprender sus fundamentos.

            Como mi opinión es que Loaiza no logra comprender los fundamentos de la discusión, comenzaré por reseñar las traducciones y luego, los comentarios.

            Los debates sobre la pena de muerte pueden dividirse en tres rangos: el de los detractores acérrimos, el de los defensores y el de una posición que acepta la pena de muerte de manera muy restringida. La cuestión crítica y medular es si la pena de muerte cumple realmente con las condiciones de disuasión y retribución que supone, y si responde a una exigencia de la sociedad, que debe ser suplida por la ley. Sin embargo, las argumentaciones, superando la discusión legal, reconocen que la pena de muerte conlleva elementos sociológicos y psicológicos importantes, que ignorados producen los más peligrosos excesos.

            Según la distinta naturaleza de los argumentos vamos a encontramos, como acabo de señalar, con opiniones de bases muy diferentes. La primera traducción de Loaiza corresponde a un texto del Juez Torgood Marshall, que quiere mostrar qué ocurriría si todos los ciudadanos de la sociedad estadounidense, comprendieran qué se pone en juego cuando se hace una discusión sobre la pena de muerte. Marshall piensa que si los ciudadanos comprendieran –en un alto sentido del comprender, como comprensión del problema– qué pretende la pena de muerte, concluirían que es moralmente mala, pues habrían averiguado que resulta un exceso innecesario y una violación a la prohibición de castigos crueles e inusuales. En parte, él quiere decir que si se comprendiera la discusión en términos de la disuasión y de la retribución, se concluirá que se puede llegar a estas por medios diferentes al de la pena de muerte, como la cadena perpetua, y que la pena de capital es, por tanto, caprichosa cuando se aplica.

            La complicación que supone la explicación de Marshall, es que si la pena de muerte responde –como algunos piensan– a un instinto social de retribución, la administración de justicia tiene que aceptar la pena, para evitar levantamientos civiles o insatisfacciones respecto a la ley. En breve, quienes esgrimen el argumento anterior, quieren evitar que la justicia se vea como una justicia que no imparte castigos merecidos, y que por ello se llegue a una anarquía o autodefensa: lo que llamaríamos tomarse la justicia por las manos.

            Marshall no acepta la consecuencia de tal posición, y le contrapone un argumento del buen sentido: si un hombre quiere vivir de acuerdo con lo que la sociedad le dice que es correcto, no fracasará en comprender que el asesinato es incorrecto, así no exista la pena de muerte, pues la cadena perpetua como castigo ejemplar, es suficiente para disuadirlo de actuar bien y para darle una idea de lo que es correcto.

           Contra lo que uno esperaría, Loaiza entiende que lo que Marshall dice es que los hombres deben estar o no estar de acuerdo con la pena de muerte, y que de eso depende su actuar. Quien delinque –piensa– no tiene necesidad de estar informado o desinformado para delinquir y el delito, por tanto, sigue ocurriendo. Sospecha –mal, por cierto– que lo que Marshall sugiere es que los hombres anden con una Constitución Política bajo el brazo; tergiversando la exigencia del Juez de comprender o saber qué se discute cuando se trata de aprobar la pena de muerte. Su interpretación me ha llevado a pensar que ignora qué pueden significar la retribución o la disuasión en el caso de la pena capital.

           Por otro lado, su argumentación asume que contra lo que piensa Marshall, la pena de muerte no es un exceso, sino un exterminio total. Empero, el buen sentido nos dice que toda pena de muerte supone el exterminio de la vida, y sentimos también que una aseveración tal, no logra decirnos algo sobre lo excesiva o lo justa que sea la pena capital.

            Para darle la estocada final al Juez Marshall, Loaiza sabotea el intento de discusión de cosas, que para él son conceptos abstractos, como el de La Dignidad Humana. Cuando Marshall insiste en que la pena capital es una negación de la Dignidad Humana, lo hace inclusive de una manera muy formal, pensando que como la pena de muerte viola la Octava enmienda que prohíbe castigos crueles e inusuales, niega la Dignidad Humana, que es la base misma de la Octava Enmienda. Respecto a esto, y como para desmembrar la argumentación, Loaiza anota que la reflexión sobre la Dignidad Humana versa sobre palabras tan abstractas, que conducen a disputas muy dañinas para la sociedad, siendo desastrosas. En modo no menos escandaloso, afirma que tanto la pena de muerte como la cadena perpetua son injustas, pues no hay modo alguno de reparar o pagar el daño que se hace; cosa que supone negar, por lo menos, la posibilidad de la retribución, cuando no, la de la Justicia.

            Luego de la traducción del texto del Juez Marshall, Loaiza nos ofrece la traducción del ensayo del filósofo Burton Leiser, quien defiende que la pena de muerte garantiza la justicia retributiva tanto como la dignidad y el valor de la vida.

            Leiser piensa que sin la existencia limitada de la pena de muerte, la administración de justicia no podría satisfacer las necesidades de retribución de la sociedad y, consecuentemente, ésta se abocaría en la búsqueda de su autodefensa o autoauxilio. Así pues, que la ley pensada como la que recoge el sentimiento de la comunidad deba aceptarla, pues de no hacerlo, pasaría por inservible o injusta. Leiser critica a

            Marshall, previniéndolo por ejemplo de que los castigos crueles e inusuales a los que se refieren la Octava Enmienda, prohíben la tortura, la muerte lenta y los castigos desproporcionados.

            Leiser mismo anota que la pena de muerte no es un castigo desproporcionado si se piensa que hay delitos terriblemente malos o malos en sí mismos. En realidad, los casos en que Leiser considera justo este castigo, son realmente escasos y no pueden ser arbitrarios.

            Loaiza, muy de acuerdo con Leiser, apunta que al condenado se le debe tratar como a una persona completamente responsable, pues una persona sin la responsabilidad moral adecuada, no es merecedora de la sociedad, y debería –según su criterio– irse y buscar una sociedad que se ajuste a lo que quiere imponer. Recalca que la pena de muerte existe incluso en la literatura, y enfatiza en que para vivir en sociedad debe haber leyes como la pena de muerte, pues como en toda sociedad existen delitos, en toda sociedad deben existir castigos.

            Sin embargo para Leiser, la justificación de la existlncia de la pena de muerte se remite, casi exclusivamente, a casos en que el asesinato resulte deliberado, repetitivo e incontenible. Algo así, digo yo, como si existiera un instinto asesino irredimible y completamente razonado.

            En seguida, y siguiendo un orden de defensa-ataque, Loaiza traduce el ensayo de H. Adam Bedau. Para Bedau, la pena de muerte constituye un abuso de la fuerza mortal. Su tesis es como la de Marshall, que la pena resulta innecesaria. A causa de esto Bedau pretende desafinar el argumento de Leiser según el cual la pena de muerte evita la autodefensa o autoauxilio y en ese sentido, resulta exigible. Bedau enuncia una regla para el uso de la fuerza mortal, en estos términos: “El uso de la fuerza mortal está justificada [sic] únicamente para prevenir que a uno lo asesinen estando en peligro inminente donde con el más mínimo uso de la fuerza no se puede esperar razonablemente que uno se salve si la vida esta [sic] siendo amenazada” (38). Él niega categóricamente que se deba usar mucha más fuerza de la necesaria y de manera deliberada, si se está seguro o se presume razonablemente que un uso menor de la fuerza, nos permite quedar a salvo de amenazas mortales.

            Recuerda además, que es nuestra obligación –si se puede– huir cuando nos hallamos en presencia de amenaza y tenemos oportunidad razonable de hacerlo, señalando que asesinar a nuestro ofensor, si podemos inmovilizarlo o apresarlo, es un improperio.

            El argumento de Bedau es un argumento por analogía, que debe concluir que: así como nosotros debemos, si estamos en caso de amenaza, tratar de evitar el peligro de la manera menos violenta, la ley debe hacerlo, pues no haciéndolo violaría los límites de la fuerza suficiente para evitar el peligro. Hay que agregar que, entonces, cometería un asesinato.

            Bedau es muy enfático en negar que la pena de muerte sea coherente con la Lex Talionis, y que no resulte completamente retributiva, en el sentido en que toma vida por vida. La mente y la argucia del asesino no permiten que podamos castigarlo –realmente– de manera proporcional a su delito, pues para ello deberíamos llegar, en algunos casos, a aprobar penas crueles e inusuales.

            La justicia retributiva puede pensarse como consistente, incluso si se niega la Lex Talionis, pues aunque la prisión de por vida no se ajuste a un delito cruel y atroz, se puede afirmar –dice– que este castigo es el apropiado para el delito de homicidio, ya que no resulta un exceso de fuerza.

            Tras reconocer que la ley ha intentado desambiguar esas consecuencias, estableciendo categorías como delito de primer y segundo grado, agrega que son categorías tan brumosas que lo que se castiga, cierto día, como un delito en primer grado con pena de muerte llega a calificarse, otro día, como un delito en primer grado sin pena de muerte o un delito de segundo grado.

            Esto último lleva a Bedau a sugerir que la pena de muerte es una pena para los pobres y desfavorecidos de la sociedad y que la categorización de los delitos depende mucho de esas circunstancias. De esto que una reflexión sobre la pena de muerte no pueda olvidar las circunstancias sociales y económicas de los hombres. Por último, recuerda algo que es realmente sorprendente y común entre defensores y detractores de la pena capital: para dar ascenso o impugnar la pena de muerte, tanto detractores como defensores defienden valores importantísimos como la Vida y la Dignidad Humana.

            El señor Loaiza propone como alternativa para evitar el uso de una fuerza mayor a la necesaria, no vivir en el planeta; lo que diría yo, equivale a una exigencia de utilizarla. Encuentra que Bedau supone la presencia en nosotros de un aparato cuantificador de fuerza o que quiere que nos pongamos a reflexionar con los asaltantes o los asesinos sobre si quieren o no atacarnos. Dice en últimas que su argumento –el de Bedau– es débil y no cree que tenga razón, agregando que afirmaciones como las suyas son o poéticas o irresponsables. Respecto a la injusticia social que puede conllevar la pena capital, afirma que le parece incierto que se ejecute siempre a hombres inocentes, pobres o pertenecientes a minorías. Admite que se comenten errores, pero enfatiza que hacerlo continuamente sería una perversión.

            Por mi parte no puedo entender cómo se admite, como lo hace Loaiza, que no es una perversión equivocarse al dar la pena de muerte a un inocente; pero entiendo menos la alevosía con que trata las reflexiones de Bedau, de una manera que parece puramente lúdica.

            Querría señalar que la compilación-traducción, tiene la ventaja de presentarnos una selección de ensayos sobre la pena de muerte, encausados al debate argumentado sobre su pertinencia, legalidad y moralidad. La desventaja de la traducción está en que es demasiado literal, como lo evidencia este párrafo: “Después de todo en la comunidad a nadie se pudo encontrar que fuese de buena voluntad para cooperar con las autoridades en sus intentos por resolver su asesinato” (15). En general, la traducción es un buen trabajo para el interesado en el tema de la pena de muerte.

            Un último comentario. La perspectiva del tesista se reduce a esto: la Lex Talionis es un criterio correcto de retribución, que garantiza el orden y la satisfacción social, en especial cuando se trata de delitos y agresiones. La pena capital, tan presente en toda la cultura occidental, debe reaparecer siempre que las circunstancias sociales lo pidan o lo justifiquen, ya que no es posible negarnos a que dada la existencia de asesinatos, hasta en la literatura y la utopía, debamos contraponer la pena ejemplar, que resulta más económica para la nación que mantener a los homicidas, encarcelados hasta la muerte.

            Es de considerar también que Loaiza piensa que discusiones como la de la Dignidad Humana, resultan abstractas y perjudiciales. Consecuencia similar podríamos extraer de reflexiones como las de la justicia o el bien. No encuentro otra manera de decirlo: las consideraciones de Loaiza me resultan vertiginosas.

 

 

 

Notas

La traducción incluye otro ensayo de profesor Sidney Hook al que no referiré, por dos razones: la primera, porque expone argumentos contenidos ya en otras reflexiones, y la segunda, porque el compilador-traductor no la comenta.