Año 1 No. 1 Julio - Diciembre de 2006

Respuesta a las críticas


Marta Cecilia Betancur García

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




En síntesis, la tesis de Davidson que defiende el profesor Pablo es la siguiente: la metáfora es un caso de “ver como” pero esto no añade ningún significado a la metáfora. La metáfora es un enunciado que no tiene un significado distinto al literal, que es, además, falso. Por otra parte, afirma que la metáfora no obstante tener esas características tiene un significado cognoscitivo y tiene valor para ciencia. El problema es que el autor no considera en ninguna parte donde puede estar y cual puede ser ese valor cognoscitivo. Pues ¿Qué valor podrían tener para la ciencia y para el conocimiento, un tipo de enunciados literales falsos que bien pueden ser reemplazados por símiles? ¿Cómo puede explicar el valor que ha tenido la metáfora en la construcción de sentido y de conocimiento? El considerar de esta manera la figura literaria, llevó a diversos pensadores a afirmar que su valor es meramente ornamental.

La crítica a mi escrito se hace mediante dos argumentos:

1. Si el significado adicional consiste en ver una cosa como otra, toda metáfora puede ser parafraseada mediante un símil respectivo. Lo que se desconoce es que, efectivamente, al parafrasear la metáfora, ésta pierde valor, ya que la innovación de sentido, como se muestra en el texto, surge al hacer una afirmación anómala, al producir un error categorial que produce sorpresa y lleva a pensar. Los ejemplos utilizados en el texto como “la naturaleza es un libro abierto” demuestran que pensar e imaginar una cosa a través de otra produce un nuevo sentido, como al aplicarle a “la naturaleza”, los rasgos de “libro”

2. Si un enunciado tiene un significado metafórico distinto al literal entonces habría que hablar de “verdades metafóricas”; pero el profesor dice que las metáforas son falsas. Es decir, para que tengan significado cognoscitivo, deben ser verdaderas o falsas. Y ¿qué valor cognoscitivo pueden tener un tipo de enunciados que son siempre falsos? El problema aquí yace en el criterio de verdad que se acepta. Por lo cual, para evitar el complicado problema de lo que se considera “verdadero” relacionado con la ciencia y no libre de objeciones y críticas, es preferible usar otros conceptos, que aunque deben sistematizarse y desarrollarse, no pueden desecharse de antemano, como son los de “adecuado” e “inadecuado” para evaluar las metáforas. No se trata de asimilar la metáfora al discurso científico, sino de reconocer que hay otros tipos y formas de conocimiento distintos al de la ciencia, como es el caso del arte.