Año 4 No. 6 Febrero - Junio de 2010

Algunas observaciones sobre la edición universitaria


Carlos Augusto Jaramillo Parra

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




Algunas observaciones sobre la edición universitaria

 

CARLOS AUGUSTO JARAMILLO PARRA

Editor, Universidad de Caldas, Colombia

E-mail: augusjaramillo@gmail.com


RECIBIDO EL 27 DE SEPTIEMBRE DE 2010

APROBADO EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 2010

 

Cualquier persona puede tomar un libro universitario de un estante y sin mirarlo siquiera decir: “no me interesa” y tendrá cerca de un noventa por ciento de posibilidades de haber acertado. Esto se debe a que las universidades publican indistintamente tratados de medicina, lecciones de derecho y hasta filología. Y sin contar el reciente debate acerca de la calidad de las publicaciones universitarias, el problema de los plagios y el asunto de los autores que no saben escribir.

Aquí se plantea un tema aparentemente interesante: ¿Ser autor implica dominar el tema o saber escribir? Algunos notables autores han llegado a la cima con una prosa oscura, densa y tortuosa, Kant, por ejemplo. Pero es una excepción, y además es Kant. Un autor debe saber escribir si quiere publicar, esa es la respuesta que se tienen que dar las editoriales universitarias si quieren ser buenas editoriales. Pero hay opciones para el autor, puede tener quien le escriba o quien le ayude o quien le corrija. Un libro mal escrito, aunque con la información correcta, debería ser inaceptable en cualquier editorial.

¿Por qué? Porque a la gente no le interesa leer, y qué decir, comprar un libro que no va a poder comprender porque está mal escrito, o porque no es claro. Como si ya no hubiera en el mundo muchos más libros sobre ese mismo tema bien escritos.

Publicar libros es una de las actividades más completas y complejas de las universidades. Por un lado está la Proyección que, gracias a las publicaciones, se logra no sólo en la región, sino en el país y, ahora, en el mundo, gracias a la internet y a las impresiones bajo demanda.

Por otro, está la difusión académica a través de libros de texto y ensayo y, por supuesto, la amplificación de la investigación a través de libros que dan cuenta de estas.

También hay otras ediciones o reediciones de textos que son ignorados por las grandes editoriales y que sin la importante ayuda de las universitarias, estarían en el más absoluto olvido.

Sin embargo, teniendo clara la importancia de estas publicaciones, las preguntas claves que se plantean en este submundo editorial siguen siendo hoy las mismas que en sus inicios, y su respuesta parece más lejana hoy que antes: ¿Qué y por qué publicar?

Es probable que todavía falte mucho antes de que obtengamos una respuesta que satisfaga, pero lo cierto es que ya existen algunas que no gustan y causan cierto escozor en quienes están en uno de los lados de la cadena editorial.

Esta cadena está compuesta por cuatro grandes grupos: los autores, los editores, los distribuidores y los lectores.

En cuanto a los autores, se vive en este momento una especie de crisis, sobre todo en el área académica. ¿Se están acabando? No, por el contrario, sufrimos de pandemia de autores, no bien un profesor ha entrado en el mundo académico y ya quiere dar a conocer su primer libro. Las publicaciones son una especie de patente de corso con la cual los maestros adquieren autoridad sobre algún tema. Luego, en una cena con amigos pueden decir algo como: “claro que sé de lo que estoy hablando, escribí un libro sobre eso”. Por otro lado, en la universidad pública y en algunas privadas, los profesores tienen todavía una razón de más para publicar: los puntos. Cada punto se aferra a su sueldo de por vida, incrementando su remuneración aun cuando el libro nunca haya sido leído por más de tres personas.

Semejante premio es una mina de oro que los profesores deben aprovechar si quieren que sus salarios algún día alcancen para las cosas básicas que necesita un ser humano: una casa, dos carros, una finca de veraneo y algunas inversiones aquí y allí. Así que la proliferación de autores ocurre en todas las universidades de una manera tal que ya Gabriel Zaid, en su interesante texto Los demasiados libros, advierte: llegan los tiempos en los que habrá más autores que lectores. Sin embargo, es probable que Zaid se equivoque y esos tiempos sean los que en este momento corren.

Cierto o no, una avalancha de autores tocan todos los días a las puertas de las editoriales universitarias, algunos (los menos) con libros fantásticos, otros con textos tan sólo útiles y la mayoría con libros innecesarios, mal escritos o impublicables.

Esto lleva a pensar en el segundo grupo del negocio editorial: los editores. Parece ser que todos los editores universitarios se preguntan cómo deben contestar a las preguntas claves qué y por qué. Seguro muchos de ellos se levantan a diario sabiendo que sus catálogos deben crecer, pero que no tienen el abono para lograrlo. En el caso de las universidades públicas se ha llegado a creer que los pares académicos cumplen la función de editores. Este falso mito ha contribuido a no menos de una virulenta disputa y a errores editoriales repetitivos. Esto apunta a un desconocimiento general por parte de la academia acerca de cuál es la razón de ser de un editor y de qué se espera de él.

Es cierto, ningún editor está en capacidad de entender y saber si todo lo que dice un libro de ingeniería de circuitos es correcto o muy básico, y para esto se debe recurrir a expertos que den su opinión acerca de lo que en el libro dice. Pero de ahí, a que sea un experto y no un editor el que tome la decisión acerca de qué es lo que debe publicarse, hay mucho camino por recorrer.

Las universidades tienden a creer (y esta creencia se ha pasado a los profesores) que si los pares académicos avalan un libro, entonces este debe publicarse. No es así. El aval de un par significa que la información que contiene el libro es correcta, o mayormente correcta, pero no que así como está debe publicarse o que aunque sea cierta tenga algún interés para su publicación.

La solución, aunque todavía no se da en la práctica, es entender el papel de un editor y dejarle tomar decisiones con base a unas normas claras y flexibles, y acompañarlo, o vigilarlo (muchas veces más lo segundo que lo primero), de un comité editorial que esté dispuesto a mantenerse en las normas y a no hacer concesiones. El papel del comité editorial lo cumple generalmente un buen gerente en una editorial pequeña, o un editor en jefe en una grande, lo que pretenden en ambos casos es que lo que se publique sea comprado. Después de todo, no se funda una editorial privada con la idea de irse a la quiebra o gastarse la fortuna familiar –aunque ya han ocurrido ambas cosas varias veces.

En lo público y, en particular, en la universidad pública, este no parece ser el problema. Se dan otros como los bajos presupuestos, que no permiten imprimir todo lo que se quisiera (algunas veces hay que agradecer que esto ocurra), y con esta carencia, la elección entre todo lo que llega para llevarlo al papel impreso o al e-book.

Parece existir cierta despreocupación entre los encargados de las editoriales universitarias acerca de las ventas. Después de todo, dicen ellos, lo que queremos no es hacernos ricos sino llevar al mundo la producción académica e investigativa de nuestros docentes e investigadores. Bien, muy loable, excepto porque la razón de que no se vendan los libros, va mucho más allá de si la universidad va a recibir o no dinero.

De hecho, y esto parece ser lo que se está pasando por alto en las instituciones de educación superior, o apenas se vislumbra de manera tangencial, es que si nadie quiere comprar un libro es porque a nadie le interesa. Se puede alegar que es que el libro universitario no da dinero porque no tienen las líneas de distribución de las grandes editoriales, ni sus presupuestos de marketing ni sus autores que venden sólo con el nombre. Concedido, el asunto es que aunque todo esto es cierto, no es la causa de la poca venta de libros.

Cómo se puede afirmar esto. Muy sencillo, porque hay libros universitarios que sí se venden, y no sólo eso, que son verdaderos best sellers. Libros que año a año se venden más y mejor. La Universidad de Caldas tiene cinco o seis libros de este tipo y también todas las Universidades en Colombia.

Lo que nos devuelve al asunto de los libros en sí. Se quedan sin vender porque no tienen interés, están mal escritos o hay otros mejores o mejor publicitados sobre el mismo tema. Esto ocurre en la mayoría de los casos, y la labor de un editor está en determinar, con la mayor probabilidad de acierto, cuáles son los libros que entran en cualquiera de estas categorías, independientemente de si están bien evaluados o no.

Es cierto que los libros tienen nichos pequeños, microscópicos y que algunos temas no se venderán en una librería a no ser que pase por allí un sociólogo al que le interese la gramática del quechua en ciertas tribus que habitaron el sur de Nariño.

Este no es realmente un problema del editor. El editor debe darse cuenta de si es un buen libro, a base de experiencia e intuición, y si es así, debe hacer todo lo posible por publicarlo y promocionarlo para que lo encuentren esos veinte sociólogos a quienes podría interesarles. Pero un nicho pequeño no es una desventaja, por el contrario, generalmente la gente está dispuesta a pagar bien por textos que sabe que no puede encontrar en ninguna otra parte, y además se toma el trabajo de buscarlos; son libros que la gente no se encuentra en la librería para leer en el tiempo libre, son cazados por expertos que los quieren y están dispuestos a pagar por ellos.

Llevar tanto los libros que se supone que se venderán bien como aquellos que se sabe que tienen un mercado pequeño a sus compradores naturales, es un problema de los distribuidores.

Así llegamos al tercer eslabón de la cadena: los distribuidores. Un mundo al que la universidad hasta ahora no le ha puesto la atención necesaria, pero que crece día a día, haciendo a las pequeñas editoriales cada vez más competitivas.

Un buen distribuidor aprende a conocer sus títulos y sus catálogos y a partir de ahí emprende la búsqueda de clientes. No se conforma con ubicar los textos en las librerías, visita las bibliotecas, las universidades, las escuelas y los colegios, las empresas donde puede haber interés por el tema y convence a los compradores. Ese es su trabajo y por eso se lleva la tajada más importante en el negocio editorial. Son los que más ganan, pero son los que verdaderamente hacen llegar a muchos lectores los contenidos que con tanto esfuerzo realiza la academia.

Algunos creen que la mejor forma es tener un distribuidor exclusivo para que se le dedique al catálogo propio. Otros alegan que es necesario tener varios distribuidores. La fórmula no está clara aún, pero parece que técnicas mixtas ayudan a mejorar las ventas. Por otro lado están las ventas a través de internet, lo que logra no sólo ventas donde nunca antes se había hecho, sino hacerlo sin necesidad de inventarios físicos, gracias a la venta del e-book o de la impresión bajo demanda o POD (por sus siglas en inglés –print on demand-)

Con lo que nos queda el lector. A pesar de ser el motor de las ventas y aquel a quien siempre miran las editoriales comerciales, este parece no tener importancia para la edición universitaria. Los profesores están tan empeñados en publicar que no les importan si los leerán o no. Esto conduce a círculos viciosos de autores que no son leídos (ni, obviamente, vendidos), pero sí publicados. Y cuando un lector, inocente, se acerca a ellos porque le llamó la atención un título o una carátula, se lleva decepciones generales que influyen en que no quiera saber nada de las ediciones universitarias, y entonces los libreros tampoco las quieren tener en sus vitrinas y los distribuidores ya no quieren ofrecerlas y ya nadie las quiere comprar.

En conclusión, necesitamos buenas publicaciones universitarias, en las que un editor, acompañado de un comité editorial, decida bajo razones importantes, que incluyan el interés y la legibilidad del texto, qué se publica y qué no. Es posible que se rechace algún buen texto de vez en cuando, a todos los editores les pasa, un gran editor argentino rechazó una obra de García Márquez y le recomendó en una carta que se dedicara a otra cosa. Falló, es cierto, pero quién no; sin embargo, es mejor equivocarse de cuando en vez y dejar de publicar algo bueno, que dejar pasar siempre lo malo. Son muchas las necesidades de la edición universitaria hoy, pero sobre todo, se necesitan autores interesados en sus lectores. Y una universidad dispuesta a decir no, cuando sus libros no tengan la calidad que exige un ente generador de conocimiento.