Año 3 No. 5 Julio - Diciembre de 2009

Lenguaje y cerebro a través del primer y segundo acceso


Carlos Eduardo Álvarez1

carluchoalvarez@yahoo.es


ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




“ 
 
 
 
 
  ” Aristóteles.

“Los cinco sentidos son los ministros  del alma” Leonardo da Vinci

Mundo y Neurología

Es muy común encontrar en los dormitorios o en las billeteras de las personas un retrato de sus seres queridos o de ellos mismos, y a la pregunta quién es ella o el, se responde: ése o ésa, es mi hijo, hija, primo, etc. ¿es realmente esa fotografía la persona? La respuesta es muy obvia, no podemos ordenar a una imagen que tenga movimiento autónomo o  a que responda a nuestras preguntas. Acaso una fotografía bidimensional puede abarcar la realidad de un ser tridimensional, de coordenadas X, Y y Z. Podemos estar cara a cara con un esbozo de un retrato, o tener una figura pintada por el mejor de los pintores; mejor aún, una imagen digital de alta resolución; ¿Estaríamos en capacidad de conocer de manera completa a esa persona? ¿Acaso tener incluso la persona misma a la vista nos garantiza su conocimiento? Al tener un mapa del país o imagen satelital estamos tan solo frente a una representación del territorio, pero “el mapa no es el territorio.”2 En las siguientes líneas se mostrará que ciertamente, el territorio no es ni siquiera el territorio.3 El anterior, sería el primer aspecto de la epistemología inmersa en  el modelo originado de la psicología y conocido como programación neurolingüística.

El segundo punto de esta epistemología pregunta si el conocimiento se da solo en nuestra mente o también el cuerpo. ¿Cuál es el papel de los sentidos en la afirmación Aristotélica: “Nada hay en mi intelecto que no haya pasado por mis sentidos” Referente a estos cuestionamientos tenemos noticia de que los movimientos musculares coordinados activan la producción de neurotrofinas, que son sustancias naturales que estimulan el crecimiento de células nerviosas e incrementan el número de conexiones neuronales en el cerebro. Y al respecto dice el Dr. Paul McLean: 

“hay que unir el proceso del desarrollo imaginativo al desarrollo del juego convirtiendo éste en la esencia de la creatividad que formará las condiciones para un alto nivel de razonamiento futuro.” En otras palabras, sino usas tus sentidos (tu cuerpo) te entumes, sino los estimulas no tienes un acceso más agudo del mundo. 

Empecemos por ilustrar la descripción epistemológica que bebe casi en su totalidad del nuevo código de la Programación Neurolingüística (PNL) establecido por John Grinder y su esposa Carmen Bostic St.Clair, trabajo conjunto realizado por más de una década de investigación y al que John por su parte ha dedicado alrededor de cincuenta. Inicialmente sus teorías fueron formuladas junto a Richard Bandler en numerosas publicaciones entre las que sobresalen los dos volúmenes de The Structure of the Magic4 y  Frogs into Princes5; pero después de muchos años de trabajo separado de Bandler, John, el lingüista, ha regalado la recolección de sus experiencias, reflexiones nuevas y seminarios por todo el mundo en lo que denominó el mismo: El código Nuevo. En su reciente libro Whispering in the Wind se lee:

Neurology and language - those two great sets of transforms that both separate us from, and connect us to, the world around us. Thus do neurology and language make fools of us all, each and every one of us!…”6

Mientras muchas personas han tenido resultados exitosos usando el modelo epistemológico de la PNL, sin entender sus puntos cruciales; para el desarrollo que queremos darle en filosofía es necesaria una comprensión seria de lo que ella presenta. Mostraremos  una clara y aguda distinción entre el conjunto de transformaciones neurológicas que procesan el flujo de información que proviene del mundo hasta el punto donde cómo humanos tenemos un primer acceso a ella, que se denominan experiencias primarias, y el conjunto de transformaciones que siguen desde este punto, concentrándonos en los mapas lingüísticos y sus  efectos, llamadas experiencias secundarias.

Lo que el co-creador de la PNL propone en su teoría como  centro de actividad, son además del modelado7, sus aplicaciones; entendidas como una epistemología operacional de un alto orden.  Y sobre la anterior sentencia, se quieren decir varias cosas. En primer lugar,  las operaciones definidas por el modelaje y la aplicación de muchos de los patrones codificados que resultan del modelado son operaciones diseñadas para confrontar muchos procesos por los cuales formamos porciones de nuestros mapas mentales que normalmente aceptamos sin pregunta alguna. - Con la palabra alto orden se intenta señalar que los patrones sobre los que se concentra la PNL no son patrones del mundo físico; esos patrones del mundo físico son el dominio de la física y disciplinas asociadas. Los patrones centrales de esta teoría son las representaciones que han sido recibidas como transformaciones neurológicas antes de nuestra experiencia de ellas. Esto es lo que adelante se llamará First Access (FA)8, literalmente acceso primero, pero aquí se denominará primer acceso-.
 
Aquellos retos son diseñados para forzar una revisión crítica de porciones significantes de nuestros mapas mentales, buscando una nueva perspectiva acerca de la relación entre la conclusión que nosotros normalmente dibujamos de nuestras experiencias y la evidencia  que nosotros usamos para justificar esas generalizaciones. El sentido operacional que mencionamos, sugiere que estos retos, nos sensibilizan para un rango de producción de mapas mentales desde nuestros receptores hasta códigos de alto nivel por los cuales nosotros conscientemente intentamos tomar decisiones inteligentes acerca de nosotros mismos, algún otro, o del mundo que nos rodea.

La posición epistemológica de la PNL puede ser establecida con mucha simplicidad. Bajo circunstancias normales lo que nosotros como individuos referimos como nuestra experiencia del mundo es realmente un conjunto de eventos que han sido significantemente transformados con respecto al mundo. Esto es lo que se llama FA. Podemos anticipar la distinción de mayor importancia en esta epistemología. La propuesta del Código Nuevo señala que “es esencial distinguir entre transformaciones neurológicas (todos los mapas que ocurren entre el contacto estímulo-receptor y el punto en el cual obtenemos un primer acceso a la experiencia)” 9.


Del flujo de información al Primer Acceso (FA) 

Los eventos que se nos presentan en FA son el producto de un conjunto de transformaciones neurológicas que comienzan en el punto donde nuestros receptores y el mundo externo de estímulo real chocan y terminan en sus respectivas proyecciones corticales. Uniendo los receptores y el córtex cerebral se encuentran una serie de estructuras neurológicas cuyas funciones serán llamadas transformaciones neurológicas.

El ejemplo de lo anterior ha sido bien difundido por John en su cátedra:

“ Los fotones de densidad de onda entre 400 y 700 manómetros atacan los receptores en la retina del ojo, todas las longitudes de onda superiores e inferiores a este rango pasan como un susurro en el  viento, totalmente indetectables e indetectadas directamente por nosotros. Aquellos fotones dentro del rango especificado son detectados por nuestros receptores, generales o especializados, y son transformados en impulsos eléctricos que comienzan su largo- viaje a lo largo del nervio óptico. Estos impulsos viajarán a través de un numero complejo de extensas y complejas estructuras (e.g., diferentes nervios, el hipotálamo) y las siguientes conexiones  de la red neurológica que conducen a los lóbulos occipitales).”10


En este complejo proceso, la información que nos proviene del mundo esta sujeta a mapas por un proceso neurológico de sumatoria, inhibiciones y diferentes operaciones que en efecto quitan, cambian y adicionan cosas al flujo de información que sirve de entrada inicial (termino informático input) a los receptores. Por ejemplo, tanto los arreglos neuronales como las condiciones bioquímicas de nuestras condiciones sinápticas determinan si el flujo de información pasa y de qué manera.

La pregunta en este punto sería entonces: ¿quién de nosotros tiene conocimiento de qué información es presentada antes a nuestros ojos? Cualquiera que sea el flujo de información que entra a nuestro cuerpo, en este caso, nuestro ojo, una vez registrada bidimensionalmente en nuestra retina, debe viajar por cientos de miles de células nerviosas para, por medio de impulsos eléctricos, arribar al lóbulo occipital. Allí, la información debe ser registrada sobre la corteza occipital como una representación tridimensional de la información original al frente mío. Es aquí, y solo después de todo este proceso que vemos.

Una vez ilustrado lo anterior, podemos trasladar diferentes secuencias para cada canal sensorial. Identificamos en PNL tres canales de percepción: El canal visual, auditivo  y el kinestésico; el último, corresponde al olfato, gusto y tacto. En estos canales y para cada uno ocurren diferentes secuencias de transformación y proyecciones en la corteza que ocurren antes de que tengamos conciencia. En el instante en que en que las diferentes modalidades sensoriales se exponen en las diferentes áreas de la corteza, un proceso complejo de síntesis, que apenas los neurocientíficos explican, tiene lugar; de lo que resulta la ilusión de experiencia integrada. He aquí, el Primer Acceso (FA).

Hasta ahora, se ha  explicado el primer factor diferenciador, el neurológico. Surgen algunas limitaciones frente al FA que se toman de la mano con la pregunta entre la relación de los eventos en el mundo y la representación de estos en el momento que tenemos experiencias, o primer acceso. Lo enfrentaremos en el siguiente apartado.

Fue necesario hacer de tour por lo que hemos llamado FA, para entender que sea cual sea la realidad de nuestro conocimiento,  lo degustamos, lo vemos, lo olemos y lo escuchamos. Vemos la imagen de algo que está enfrente de nosotros, escuchamos sonidos originados en eventos del mundo y sentimos diferencias de temperatura, textura y humedad. Si nuestro primer acceso a un mundo todavía incognoscible es desde nuestros canales sensoriales y sus secuencias paralelas de síntesis, es menester del buen pensador habilitar el equilibrio de estos canales. No basta con una representación visual, o una muy buena auditiva y kinestésica; -como la filosofía es una actividad meramente conceptual, dicen- Nuestros receptores de primer orden deben ser entrenados para facilitar mayor y más claro número de  inputs. A nivel inmunológico y psicoterapéutico es usado para realizar cambios en adicciones, depresiones, entre otros. Nuestro objetivo es usarlo a nivel metodológico, como una herramienta para el buen razonar, a la manera en que la lógica de las palabras (argumentación) ha sido atesorada desde el Organon Aristotélico.

Los procesos de FA descritos, ocurren sin que tengamos ninguna habilidad de influenciar la manera en que estas representaciones nos afectan o sin conocer en tiempo real lo que está ocurriendo. Grinder, desde sus orígenes y auge en los ochenta, asegura que es posible influenciar incluso sobre aquellos eventos que anteceden el FA. ¿Por qué es  importante?  Como él lo afirma, no hay condiciones bajo las cuales yo tenga un acceso directo del mundo y las ventanas por las cuales vemos el mundo real como lo tomamos es allá afuera. Dice: “A lo que nosotros accedemos del mundo es Primer acceso”.

La manera en que se pueden alterar estas transformaciones neurológicas del mundo,  o lo que ellas representan en nosotros, son los patrones hipnóticos del Doctor Milton Erickson. Para lo que su descripción sería más bien un libro de psicología. Interesa ahora es reafirmar la necesidad que se plantea constantemente de pensar con todo el cerebro, cerebro físico que se puede ejercitar con consecuencias en la manera de realizar sinapsis, comunicar los diferentes lóbulos cerebrales y mejorar sus relaciones (de corteza) con el aparato receptor (canales de percepción). No solo la escritura y la lectura transforman la conciencia, no solamente los tratados de lógica transforman nuestra forma de hablar y conocer del mundo, los procesos de primer acceso FA son PREverbales. ¿No es necesario afinar nuestro sistema neurológico a la par que el Lingüístico? Las transformaciones lingüísticas se dan y proyectan en un cerebro y sus representaciones están condicionadas por las funciones neuronales (en un primer momento). 

En filosofía son muy comunes los experimentos mentales (usados sobretodo en los como sí), experimentos que estimulan la imaginación11 y la  creatividad. Tal vez, en el último siglo a los filósofos no los haya acompañado la necesidad de un aprendizaje más allá de la discusión de las ideas, de los grandes problemas filosóficos.  Pero, bien se ha ilustrado que la actividad cognitiva no está hablando únicamente de pensamiento de operaciones elementales, sino de la comprensión del mundo que nos confronta. Por ejemplo, en el proceso imaginativo, en la región Pre-frontal de nuestro cerebro es producida Dopamina que estimula la actividad creativa, sin ella el proceso sería fallido. Poco importa esto a aquel que filosofa, pues los procesos fisiológicos corresponden a la realidad ajena al filósofo. Sin embargo sólo a manera de anotación en la relación del cerebro y emoción se ve  la importancia del conocimiento de los aportes de la Revolución Neurológica y sus aplicaciones en el campo de la Ética.

 

Realidad Neurológica y Linguística 

En la descripción de la epistemología del código nuevo de la PNL se prometió abordar las diferencias entre las transformaciones neurológicas y  lingüísticas; además, de las limitaciones que generaba el FA y lo que nos permitirá entender la pregunta ¿Cuál es la  relación entre los eventos en el mundo y las representaciones de esos eventos en el FA?

Es necesario considerar como primera medida las dificultades que tenemos en el FA. La primera, ya planteada, se enfrasca en la cantidad de eventos que ocurren a nuestro alrededor en un vendaval de movimientos electromagnéticos y que sencillamente nunca detectamos porque ellos están fuera del rango de acceso de nuestros canales sensoriales. La segunda, es que aquel ínfimo número de eventos que son recibidos por nuestras limitaciones sensoriales son procesados por un conjunto de transformaciones neurológicas cuyos patrones de operación no están todavía bien definidos. Como en la primera limitación, en la segunda, sencillamente no sabemos cómo los mecanismos de proceso causan influjo sobre el flujo de información que controlan. De tal manera que es imposible decir con precisión qué porciones del mundo son representadas en nuestros mapas, de aquí que tampoco sabemos que elementos no están llevados como mapas en nuestras representaciones o que elementos en nuestros mapas son únicamente la contribución de mecanismos de proceso. Así, queda eliminada de una vez por todas, la posibilidad de correspondencia entre lo que está allí afuera y lo que experimentamos.

Hasta aquí, nos hemos concentrado en las transformaciones neurológicas y sus limitaciones: Ellas son operaciones que ocurren antes de cualquier tipo de conciencia y más allá de nuestra capacidad para influenciarlas, antes del FA y por supuesto antes de imponer mapas lingüísticos.

Pasamos al momento en donde se aplican un segundo conjunto de transformaciones: Las del lenguaje natural y sus formas derivadas; sistemas formales como la lógica, el álgebra, las matemáticas y/o la teoría autómata. El lenguaje natural fue históricamente el primer subsistema dentro de la neurología humana para crear lo  que conocemos como sistemas de reglas discursivas y finitas. Hay que aclarar que el código de la PNL no propone que  los sistemas formales sean en algún sentido dependientes del lenguaje, pues los hemos nombrados como formas derivadas, bien sabemos que los matemáticos, físicos, lógicos, etc. pasan mucho de su tiempo pensando visualmente soluciones creativas sin usar el lenguaje natural -de manera similar lo hacen los atletas y los músicos-. 

Se había hablado  que los procesos que entregan la información acerca del mundo son un conjunto de operaciones que actúan sobre la información en maneras que desconocemos todavía. Sabemos que hay diferencias significantes entre el mundo y las representaciones que nos hacemos del mundo, pero tampoco estamos en condición de establecer cuáles son esas diferencias. En esta vía podemos afirmar que el mundo como lo conocemos no es el territorio, es un mapa, el conjunto de un conjunto de transformaciones neurológicas. Hay que aclarar que cuando se lee a Korzybski, él se refería al territorio como el FA y al mapa se daba después del FA. Entonces, para el seguidor de nuestras líneas sería “el territorio no es el territorio”; ya hemos discutido la diferencia entre al FA y el mundo real.

Enfrentamos ahora la pregunta de ¿cómo las transformaciones del lenguaje natural moldean las transformaciones que ya tenemos correspondientes a las transformaciones neurológicas que hemos hecho de lo que está alrededor de nosotros?

Esta epistemología no tiene ningún compromiso con la verdad o lo que sea que ella signifique, los mapas del lenguaje, no necesariamente tiene una correspondencia con la estructura del mundo real, o sea que el lenguaje como división de las experiencias percibidas (FA), no es un mapa de asociación uno a uno con relaciones entre los elementos iniciales y sus mantenidos homólogos. No hay isomorfismo entre el momento en que tenemos acceso de las cosas (FA) y el mundo, como tampoco con el código lingüístico de ellos. Adhiriéndose a la postura de que el lenguaje no altera la estructura de lo que nombra. Sin embargo, otro problema sería pensar en lo que nosotros hemos creado a través del proceso del lenguaje. Porque si bien, con las transformaciones lingüísticas no modificamos el mundo que está afuera, sí las organizamos con alguna libertad de las estructuras neurológicas. Grinder afirma que en la manera que tenemos de organizar nuestro modelo del mundo se encuentran las transformaciones lingüísticas. De aquí, sigue que el lenguaje natural y las estructuras que él pone en nuestras experiencias primarias (FA), son enunciados que han evolucionado en un largo proceso de ensayo y error en la clasificación del mundo desde el lenguaje. Tanto los FA como las categorías de nuestro lenguaje nos representan una sabiduría acumulativa de nuestros ancestros12 y en ese sentido uno es víctima de las experiencias que haya tenido o que nuestros ancestros históricamente han encontrado útiles en su manifestación del mundo percibido a través del lenguaje: 

“Al reflexionar sobre mi experiencia, me sentí de acuerdo con el eminente Filósofo de Cambridge Dr. C .D. Broad en que-haríamos bien en considerar que hasta ahora el tipo de teoría que Bergson presentó en relación de 14 memoria y la percepción de los sentidos- Según estas ideas la función del cerebro, el sistema nervioso y los órganos sensoriales es principalmente eliminativa, no productiva. Cada persona, en cada momento, es capaz de recordar cuanto le ha sucedido y de percibir cuanto está sucediendo en cualquier parte del universo. La función del cerebro y del sistema nervioso es protegernos, impedir que quedemos abrumados y confundidos, por esta masa de conocimiento en gran parte inútiles y sin importancia, dejando fuera la mayor parte de lo que de otro modo percibiríamos o recordaríamos en cualquier momento y admitiendo únicamente la muy reducida y especial selección que tiene probabilidades de sernos prácticamente útil. Conforme a esta teoría, cada uno de nosotros es potencialmente Inteligencia Libre. Pero, en la medida que somos animales, lo que nos importa es sobrevivir a toda costa. Para que la supervivencia biológica sea posible, la Inteligencia Libre tiene que ser regulada mediante la válvula reducidora del cerebro y del sistema nervioso.

Lo que sale por el otro extremo del conducto es un insignificante hilillo de esa clase de conciencia que nos ayudará a seguir con vida en la superficie de este planeta determinado. Para formular y expresar el contenido de este reducido conocimiento, el hombre ha inventado incesantemente elaborado esos sistemas de símbolos y Filosofía implícitas que denominamos lenguajes. Cada individuo se convierte, enseguida en el beneficiario y la víctima de la tradición lingüística en la que ha nacido: el beneficiario en cuanto al lenguaje procura acceso a las acumuladas constancias de la experiencia ajena y la víctima en cuanto a que la confirma en la creencia de que ese reducido conocimiento es el único conocimiento y en cuanto deja hechizado su sentido de la realidad en forma que cada cual se inclina demasiado a tomar sus conceptos por datos y sus palabras por cosas reales.”13

Se ha identificado esta postura, dos conjuntos de transformaciones del mundo que se nos presenta; la una, neurológica y la otra Lingüística. Ahora, ofrezcamos un ejemplo que sustente su distinción. Adelantando que si bien, a algunas experiencias las etiquetamos con palabras y así expresamos su existencia; igualmente válida y posiblemente más útil es la existencia de experiencias a nivel sensorial que no poseen rótulo y que prácticamente no han entrado en la conciencia.

Por eso el camino del conocimiento sabe, se siente, se ve y se escucha. Pero, continuemos.

En su libro Whispering in the Wind Carmen Bostic y John Grinder añaden el siguiente ejemplo: Si se le pide a un niño que ordene una pila de juguetes, él lo hará haciendo uso de similitudes perceptivas; pero no lo hará por la marca del fabricante o por el precio, lo hace por color, tamaño, uso… Ese conjunto de criterios del niño se denominan Particiones naturales. Las particiones naturales son categorías de clasificación percibida naturalmente por lo que son consecuentemente las interacciones entre los objetos y la estructura perceptual y subsecuentes sistemas de procesos neurológicos. Esta dimensión seleccionada para clasificar representa en su totalidad una relación icónica (hemisferio derecho). Por otro lado, un adulto podría clasificar los juguetes con las categorías que hemos desarrollado e impuesto a aquellos objetos independiente de alguna característica de percepción inherente de esos objetos a como son presentados en FA. La clasificación artificial es consecuencia de las transformaciones lingüísticas sobre el primer acceso, sobre las experiencias.

Tenemos entonces el contraste entre dos tipos de lógica: La lógica presente en el producto de las transformaciones neurológicas que tiende a ser icónica, holística; y las categorías de las transformaciones del lenguaje que puede cambiar nuestro mapa perceptor por otros mapas mentales a partir de nuestra imposición. Con lo anterior espero construir la primera parte de lo que es una teoría del ambidextrismo intelectual.

Notas

1 Ingeniero Químico, Universidad Nacional. Profesional en Filosofía y Letras, Universidad de Caldas. Estudiante de la Maestría en Filosofía y Letras, Universidad d Caldas. Estudiante de MBA, Universidad Autónoma de Manizales. 

2 Famosa distinción atribuida a Korzybski.

3 Trabajé un mes con el Doctor John Grinder, alumno de Chomsky y co-creador de la Programación Neurolingüística, quien decía que hay una ambigüedad en la escritura de Korzybski. Más adelante mostraremos que nuestra distinción es independiente de la manera en la que se puede leer Korzybski.

4 GRINDER, J y BANDLER R. The Structure of  Magic. CAL: Science and Behavior Press, 1975.

5 GRINDER, J y BANDLER R. Frogs into Princes. Utah: Real People Press, 1979.

6 GRINDER, J. BOSTIC, C. Whispering in the Wind. Pág. 1. Por la fuerza y extensión de la cita se deja en su forma original.

7 Por modelaje se entiende la codificación de los patrones de una actividad excepcionalmente realizada; patrones lógicos,  tanto neurológicos como lingüísticos.

8 Se mantendrá esta sigla en su versión original, como Grinder la cita: FA

9 GRINDER, J. BOSTIC, C. Opus cit. p.3

10 GRINDER, J. Practitioner in NLP. Audio de Clases. Bogotá, 2002.

11 Gran aliada de los niños, científicos, académicos y pensadores. Al respecto el famoso comentario de Einstein: “La imaginación es más importante que el conocimiento, porque, mientras el conocimiento marca todo lo que está ahí, la imaginación apunta a todo lo que va a estar”. En: The Theory of Relativity. Out of my Laters Years. New Jersey: Citadel Press, 1956. Pág. 4.

12 Cfr. GRINDER, John; BANDLER, R. Op. Cit.; Pág. 16.

13 HUXLEY, Aldous. Las Puertas de la Percepción. www.librodot.com. Pág. 7

 


Referencias

Damasio, A. (1994). Descartes’  Error. New York: Grosset/Putnam.

_________. (2003). Looking for Spinoza. US: Harcourt.

Einstein, A. (1956). The Theory of Relativity. Out of my Laters Years. New Jersey: Citadel Pres. 

Ferrater, J. (1979). Diccionario de Filosofía. Madrid: Alianza Editorial. 

Grinder, J. y Bandler R. (1975). The Structure of  Magic. CAL: Science and Behavior Press. 

_________. (1979). Frogs into Princes. Utah: Real People Press.

Grinder, J. Bostic, C. (2006). Whispering in the Wind. 

Huxley, A. (1954). Las Puertas de la Percepción. Barcelona: Editorial Edhasa

Llinas, R. (2002). I of the Vortex. US: The MIT Press.