Año 8 No. 9 Enero - Diciembre de 2015

Poemas: Me duele el alma y se ha hecho noche y No tiempo - no vida


Victor Cano Parra

Universidad de Caldas

victor.251120892@ucaldas.edu.co


ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




Me duele el alma y se ha hecho noche

Sin avisarle le cayó la noche encima, se ensombreció su rostro

y nuevamente sus ojos se apagaron.

Había comenzado

y yo no sabía qué hacer

para alejarle aquella oscuridad.

 

Unos minutos antes, unas horas antes reía,

a carcajadas honestas reía, reía con sus ojos nerviosos

que parecían tan seguros,

                     tan tranquilos, 

                           tan olvidados de todo lo que ella involucraba. 

 

Reía con sus movimientos tan graciosos,

tan poco ella,

tan diáfanos,

tan puros.

En verdad reía, de verdad era feliz.

En verdad le dolía el alma.

 

                                                     Le dolía el alma. Y le dolía el estómago, los brazos y la cara.

 

                                                    Reía de una forma tan poco usual en cualquiera,

                                                    de forma al extremo extraña en ella

                                                    que ni un asomo de duda podía tener yo hacía sus palabras.

 

                                                     «Me duele el alma» dijo fuerte, entre fuertes carcajadas.

                                                    Y de las personas que en aquel lugar estaban,

                                                    sólo yo escuché

                                                           y comprendí lo que gritaba. 

 

Pero cayó sin avisar la noche

en el cielo que es su cara,

desapareció el brillo en sus sonrisas,

                    en sus ojos,

                                  en su boca,

                                                en sus palabras.

 

En un momento quedó sola

a pesar de ser por mí acompañada.

Nos quedamos solos nuevamente

y tomándola de la mano

la guié a la alcoba

para posar el cuerpo sobre aquella dura cama,

caímos lentamente en ella,

fuerte fue el silencio que se produjo al apoyar las espaldas

y solos, uno al lado del otro,

nos perdimos viendo el techo y las paredes blancas.

      Se hizo el silencio

                    que en la ciudad siempre falta.

Se hizo el silencio

                   que en el campo los bichitos espantan.

Se hizo el silencio

                    que a mí me torturaba,

y sin atreverme a verla,

                     ni siquiera a buscarla, 

intenté escapar de él,

con el ruido de mis ropas en las sábanas.

 

Se hizo noche oscura,

                     penetrante y fría en ella,

se hizo noche,

se hizo niebla,

se  hizo viento,

se hizo grito mudo,

                            tenso,

                                 pesado 

                                                  y denso. 

 

                                                Se hizo noche melancólica y triste de funeraria con muertos soli-

                                            tarios.

                                           Se hizo noche sin el dolor en su alma

                                         pero sintiendo algo,

                                          que me compartió cuando besé sus labios.

                                           Me habría gustado libar más

                                           de aquello que para ninguno de los dos es extraño,

                                           pero había tanta noche en ella

                                           que no supe dónde empezar a buscarlo.

 

 

No-tiempo, no-vida

El polvo ha formado los cordones que sujetan sus pesadas botas 

y su propio olvido es el material con el que cubre sus pies

mientras recorre el tiempo no vivido;

la ausencia y el abandono se evidencian en un cuerpo inmóvil,

de ojos resecos por no cerrarse nunca nunca

queriendo verlo todo,

                                           en un rincón,

                                           sobre el suelo de una habitación iluminada con la poca luz

                                           que logra filtrarse por las gruesas cortinas.

 

                                           El inmóvil cuerpo carece de voluntad para existir,

                                           ausente de vida se abandonó a la biológica no-vida;

                                           los resecos ojos,

                                             que ni el cuerpo mismo entiende

                                             por qué aún no se han pulverizado,

                                             observan a las inanimadas botas avanzar a la par que el tiempo,

                                             sin que las agujetas se desempolven.