Memorias XVIII Foro Interno de Filosofía y Letras - Universidad de Caldas

Cuarta revolución industrial: una visión holística


Germán Sarasty M.

Ingeniero Civil. Universidad Nacional 1968.

Profesional en Filos


ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




 “Las revoluciones industriales son grandes transformaciones tecnológicas, sociales, políticas y económicas que implican un importante salto en la producción industrial y en la integración de la humanidad. Actualmente estamos presenciando el cuarto de estos cambios: el de la inteligencia artificial y la robótica”. 

Klaus Schwab afirma al respecto: 

 

“La historia muestra que, una vez que las revoluciones industriales se ponen en marcha, el cambio se produce con rapidez. Los emprendedores convierten los inventos en innovaciones  comerciales, estas dan lugar a nuevas compañías que crecen aceleradamente y, por último, los consumidores demandan los nuevos productos y servicios que mejoran su calidad de vida. Una vez que el engranaje de este proceso comienza a funcionar, la industria, la economía y la sociedad se transforman a toda velocidad.” 

 

Desde el inicio de la revolución industrial, por cada empleo suprimido se creaba otro y el nivel medio aumentaba. Hay buenas razones para pensar que esta vez será diferente y que el aprendizaje automático conllevará a un cambio en las reglas de juego.

 

Se ha considerado entre las ciencias: las naturales y las humanas; entre las primeras están las ingenierías; y en las segundas están la Filosofía, la Sociología, la Economía, la Antropología, etc.  El desarrollo de las tecnologías, la investigación de la naturaleza (sea física, química o tecnológica) ha sido fundamentalmente tarea de los profesionales en ingenierías, pero el impacto, los beneficios y las implicaciones que se generan nos afectarán a todos, razón por la cual nos debemos enterar de los contenidos, las expectativas, las tendencias y todo lo demás concerniente.

Hemos utilizado el término “holístico” para indicar que trataremos de presentar una visión global de la Cuarta Revolución Industrial y sus implicaciones. 

Si miramos un poco atrás, tenemos que los grandes relatos como los de Homero, las biblias de las religiones o las grandes gestas de la Humanidad deben ser considerados dentro de los parámetros que implican la dupla Mito/realidad, avanzar hacia los conceptos de ciencia ficción/ realidad, para luego encontrarnos con  realidad/realidad virtual; así, finalmente tratar de comprender lo más novedoso: realidad virtual/realidad aumentada, que nos ofrece hoy la ciencia. 

 

Para lograr comprender la situación actual, también debemos considerar lo planteado en su tiempo por Nostradamus (siglo XVI) y las profecías que se han ido cumpliendo, y por Julio Verne (siglo XIX) y sus sueños de inventos y viajes. De igual forma, debemos considerar a Alvin Toffler (siglos XX y XXI), padre de la revolución digital, cuyos libros El shock del futuro (1970), La tercera ola (1980), El cambio del poder (1990) y La revolución de la riqueza (2006), fueron fundamentales para comprender el avance de la ciencia y la sociedad.

No podemos ignorar en este punto los aportes de Philip Dick (siglo XX) en sus relatos futuristas y de ciencia ficción, muchos de los cuales devinieron en películas. Podemos nombrar: El informe de las minorías, El planeta imposible, Sueñan los androides con ovejas eléctricas, etc. Todo esto para concluir que la delgada línea entre la realidad y la ficción está siendo desdibujada. 

El hombre inicialmente fue cazador/recolector, para luego ir dejando su vida nómada y comenzar a asentarse con base en la agricultura y la domesticación de animales. Más tarde empieza a surgir la fabricación que se convertirá en industria, en la que el hombre participará activamente; esta generará cambios drásticos en la sociedad como la migración, el empleo, la capacitación en los oficios y la división del trabajo. 

 

Así surgieron las primeras tres grandes revoluciones industriales:

La primera. Abarcó desde aproximadamente 1760 hasta, más o menos, 1840. Desencadenada por la construcción del ferrocarril y la invención del motor de vapor, marcó el comienzo de la producción mecánica. Esta revolución causó transformaciones económicas, técnicas y sociales; el paso de la economía rural basada en agricultura a economía industrial y mecanizada; y la emigración del campo a la ciudad.

 

La segunda. Tuvo lugar entre finales del siglo XIX y principios del XX, hasta el comienzo de la primera guerra mundial. En 1870 se dio el desarrollo de la electricidad; en 1876, el teléfono; en 1885, el automóvil. En 1.908, Henry Ford crea una cadena de montaje industrial. Esta revolución marca el inicio del consumo de masas, el trabajo nocturno y la producción en masa. 

La tercera. Se dio a comienzos de los años 60 con la tecnología digital, el uso masivo de computadores y el crecimiento exponencial de internet (que pasó a conectar casi todo y a volverse imprescindible). Los computadores cambiaron el panorama en forma radical. En esta época se presenció el desarrollo de los semiconductores, la computación mediante servidores tipo «mainframe» (en los años 60), la informática personal (décadas de 1970 y 1980) y el internet (década de 1990).

La cuarta. Término acuñado en la Feria de Hannover de 2011 para describir cómo esta revolucionará la organización de las cadenas de valor globales, conjugando lo físico, lo digital y lo biológico. Mediante la creación de «fábricas inteligentes», la cuarta revolución industrial genera un mundo en el que sistemas de fabricación virtuales y físicos cooperan entre sí de una manera flexible en todo el planeta. Estamos en una etapa de superposición de la tercera y la cuarta revolución. Se cuenta con: programas de computador, conectividad extensiva, BIG DATA, block chain, IA, I of T, drones, robótica,  manufactura aditiva (impresión 3D), biotecnología, nanotecnología, conducción autónoma, nuevos materiales (más duros, más ligeros), nuevas energías. En resumen, la fabricación de objetos impensables. 

 

La confluencia e interacción de todos estos elementos constituyen un potencial inimaginable; y considerarlos en un enfoque holístico, permite la maximización de su utilización.  

 

En el siglo XX, la civilización industrial dependía de la mano de obra barata, las materias primas y los mercados. Pero en el siglo XXI, una civilización posindustrial que se basa en la IA, la biotecnología, los nuevos materiales y la nanotecnología podrá ser mucho más independiente y autosuficiente. La IA y la biotecnología ofrecen poder remodelar y rediseñar la vida: trasplantes, impresión 3D, clones, nanotecnología, cultivos in vitro, células madres, etc.

Algunas definiciones

 

Block chain puede ser considerado como un gigantesco libro de cuentas en el que los registros (los bloques) están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones. En otras palabras, es una base de datos distribuida y segura (gracias a la encriptación) que se puede aplicar a todo tipo de transacciones que no tienen por qué ser necesariamente económicas.

 

El dron es un vehículo aéreo no tripulado, una aeronave propulsada por un motor de explosión, eléctrico o de reacción que vuela sin tripulación, capaz de mantener de manera autónoma un nivel de vuelo controlado y sostenido.

 

El robot industrial es un manipulador programable en tres o más ejes de varios propósitos, controlado automáticamente y re-programable. ​ 

 

La manufactura aditiva (Additive Manufacturing, impresión 3D): Es el proceso por medio del cual se fabrica un objeto tridimensional partiendo de un modelo virtual. Para la fabricación se usa un proceso aditivo, donde el material se va consolidando por capas sucesivas hasta  conformar la pieza. Se diferencia de los métodos tradicionales de fabricación (corte, fresado, mecanizado) en los que típicamente se elimina el material en lugar de añadirlo.

 

El internet de las cosas. Concepto que se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos con el internet. [   Si los objetos de la vida cotidiana tienen incorporados sensores, pueden ser identificados y gestionados por otros equipos, de la misma manera que si fuese por seres humanos. 

 

Big data es un término que hace referencia a un conjunto de datos tan grandes y complejos que requieren de aplicaciones informáticas no tradicionales para su adecuado procesamiento. Son útiles para el análisis del comportamiento del usuario, extraen el valor de los datos almacenados, y formulan predicciones a través de los patrones observados. La tendencia a tratar enormes cantidades de datos se debe a la necesidad, en muchos casos, de incluir dicha información para la creación de informes estadísticos y modelos predictivos utilizados en diversas materias, como los análisis de negocio, publicidad, los datos de enfermedades infecciosas, el espionaje y seguimiento a la población o la lucha contra el crimen organizado.   [

]

 

La inteligencia artificial (IA), es la inteligencia llevada a cabo por máquinas. En ciencias de la computación, una máquina «inteligente» ideal es un agente flexible que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea. Constituye la capacidad de un sistema para interpretar correctamente datos externos, para aprender de dichos datos y emplear esos conocimientos para lograr tareas y metas concretas a través de la adaptación flexible. Coloquialmente, el concepto inteligencia artificial se aplica al hecho de que una máquina imite las funciones cognitivas de los humanos, tales como: percibir, razonar, aprender y resolver problemas.

 

La biotecnología se refiere a toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.  Implica la aplicación de los principios de la ciencia y la ingeniería para el tratamiento de materiales orgánicos e inorgánicos por sistemas biológicos para producir bienes y servicios. Sus bases son la ingeniería, la física, la química, la biología, la medicina y la veterinaria. El campo de aplicación tiene gran repercusión en la farmacia, la medicina, la ciencia de los alimentos, el tratamiento de residuos (sólidos, líquidos y gaseosos), la industria y la agricultura.

 

La nanotecnología es la manipulación de la materia en una escala atómica, molecular y supramolecular. Se refiere a la meta tecnológica particular de manipular en forma precisa los átomos y moléculas para la fabricación de productos a microescala. 

 

Los nuevos materiales son productos de nuevas tecnologías fruto del desarrollo de la química y la física aplicada, de la ingeniería y de la ciencia de los materiales. Se han diseñado para responder a nuevas necesidades o a alguna aplicación tecnológica.

 

Otras fuentes de energía. Además de las fuentes de energía renovables más conocidas como la solar y eólica, existen: la bioenergía (biomasa, biogás, biocombustible), la energía geotérmica (todavía en una fase algo inmadura), la micro y pico hídrico (generación hidroeléctrica de paso en pequeñas vías fluviales o en desarrollos, hasta ríos) y la mareo e undimotriz, que tiene que ver con aprovechar las energías de las olas y las mareas. 

Podríamos agregar otro concepto para complementar: la realidad aumentada (RA). Este concepto se usa para describir el conjunto de tecnologías que permiten que un usuario visualice parte del mundo real a través de un dispositivo tecnológico con información gráfica añadida por este dispositivo. Este dispositivo o conjunto de dispositivos añaden información virtual a la información física ya existente; es decir, una parte sintética virtual añade información a la real. De esta manera, los elementos físicos tangibles se combinan con elementos virtuales para crear una realidad aumentada en tiempo real.   ​  

No deberemos confundir el concepto anterior con la realidad virtual (RV), la cual está constituida por un entorno de escenas u objetos de apariencia real, generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. Dicho entorno es contemplado por el usuario a través de un dispositivo conocido como “gafas o casco de realidad virtual”.

Algunas utilizaciones

IT más objetos conectados a la red por medio de chips, que envía datos: tenis de deporte, hornos microondas, neveras, lavadoras, automóviles, motores, enrutadores, alcantarillado, acueducto, redes eléctricas, semáforos, peajes, televisores, tablets, pc´s, procesos de control, prácticamente todo conectado. Tecnología criolla: Medellín, cámaras y audio.

Manufactura aditiva o impresión 3D, cualquiera podrá fabricar, cualquier cosa, hasta robots.

Conducción autónoma, plantas solares, maquinas que toman decisiones, cambios ambientales, fuerza laboral basada en robots y procesos automatizados. 

En el mundo financiero, la inteligencia artificial que toma decisiones con base en BIG DATA. Se afectan los mercados y las inversionistas. También sistemas contables completamente integrados en las empresas nominas, contabilidad, ventas, compras, inventarios, inversiones, etc. Asimismo, manejos de inventarios en tiempo real en cadenas de supermercados, a partir de los pagos en caja.

Sensores biométricos, exploración humana para diagnostico medico (TAC, resonancia magnética, otros), drones en agricultura, fumigación, control de peajes, accidentes, hologramas para dictar clases virtuales en universidades.

Por su parte, la realidad aumentada tiene amplios usos en publicidad, arquitectura, prototipos, visualizar cómo lucirán muebles en residencia, educación, medicina, cirugías, eventos, fútbol, lingüística, acercar cámara a texto, ayudas en conducción, información sobre paisaje, guía turística, museos, Google glass, Sony, Apple, Microsoft, lentes de contacto.

En cuanto a la inteligencia artificial, hay varios desarrollos: generación de lenguaje natural; reconocimiento de voz; traducción en tiempo real; reconocimiento de objetos, personas y entornos; sistemas de carga móvil avanzados; plataformas de aprendizaje; gestión de decisiones; biometría; análisis de texto; etc. Se trata de implementar otros.

Se difunden de manera entusiasta gran cantidad de conceptos misteriosos: globalización, cadenas de bloques, big data, ingeniería genética, IA, machine learning, manufactura aditiva, etc. Creemos que no tiene nada que ver con nosotros. Usamos la capacidad de los teléfonos inteligentes sin percatarnos de toda la investigación científica que los ha puesto a punto: Shazam, Siri, Wase, búsquedas Google, traductores, etc.  

Tenemos dos tipos de capacidades: físicas y cognitivas; entre estas últimas encontramos aprender, analizar, comunicar, comprender emociones. IA ya trabaja en ello.

Un sistema de computadores integrado es capaz de maximizar las ventajas de conectividad sin perder los beneficios de la individualidad.

En la economía digital, los sectores de aplicación son cada vez más difusos. Conceptos como: tecnología de la información, infraestructura, inteligencia artificial, equipos, comunicaciones, mensajería, entretenimiento, movilidad, e-commerce, tecnología financiera, pagos, navegación, servicios de ubicación, publicidad, se superponen y así es muy difícil clasificar empresas como Google, Amazon, Facebook y Apple, por ejemplo.

En este siglo, los datos serán uno de los bienes más importantes por encima del capital, la tierra, la mano de obra. El conocimiento constituirá la nueva riqueza.

 El fenómeno de la cuarta revolución industrial lo resume el economista Xavier Sala y Martín en su libro La economía en colores: 

 

“Si pulverizáis vuestro iPhone y separáis el polvo de los materiales en diferentes montoncitos, veréis que el montón más grande es el del litio que se utiliza en la batería (unos 30 gramos). El segundo más grande está formado por los 27 gramos de plástico, seguido de los 20 gramos de vidrio, los 16 gramos de cobre, los 15 de cromo, los 14 de aluminio y así iremos descendiendo. De hecho, hasta encontraréis 0,034 gramos de oro y 0,00034 gramos de platino...”. El caso es que si lleváramos estos montones de materiales al mercado, obtendríamos por ellos unos dos euros. ¡Sí, solo valen dos euros! Porque, por sí mismos, los montoncitos de polvo son absolutamente inútiles. Por lo tanto, el coste del iPhone, entre materiales y mano de obra, es de unos cinco euros. Pero el precio de venta de estos aparatos sube a más de 600 euros. ¿Dónde va a parar todo este dinero? Lo que está claro es que no va ni a los vendedores de las materias primas ni a los trabajadores que los han construido. La mayor parte de estos 600 euros va a las personas y a las empresas que han aportado las ideas. Porque, de los tres factores que intervienen en la producción de teléfonos (materiales, trabajo e ideas), las ideas son lo más importante”. 

 

Puntos de inflexión

 

Cuando estas megatendencias se discuten en términos generales, parecen un tanto abstractas. Sin embargo, están dando lugar a desarrollos y aplicaciones muy prácticos. Un informe del Foro Económico Mundial publicado en septiembre de 2015 identificó 21 puntos de inflexión —es decir, momentos en los que cambios tecnológicos específicos repercuten en la sociedad en general— que darán forma a nuestro futuro mundo digital e hiperconectado. 

La tabla 1 presenta el porcentaje de encuestados que esperan que el punto de inflexión específico haya ocurrido antes de 2025.

 

“TABLA 1. Puntos de inflexión que ocurrirán antes de 2025

 

El 10% de las personas usarán ropa conectada a internet 91,2

El 90% de la gente tendrá almacenamiento ilimitado y gratuito (patrocinado mediante publicidad) 91,0

Un billón de sensores estarán conectados a internet 89,2

Primer farmacéutico robótico en Estados Unidos 86,5

El 10% de las gafas de lectura estarán conectadas a internet 85,5

El 80% de las personas tendrán presencia digital en internet 84,4

El primer automóvil impreso en 3D estará en producción 84,1

Primer gobierno que sustituirá su censo poblacional por uno basado en el Big Data 82,9

Primer teléfono móvil implantable disponible comercialmente 81,7

El 5% de los productos de consumo estarán impresos en 3D 81,1

El 90% de la población utilizará teléfonos inteligentes 80,7

El 90% de la población tendrá acceso regular a internet 78,8

Los automóviles sin conductor serán el 10% de todos los vehículos en las carreteras

de Estados Unidos 78,2

Primer trasplante de un hígado impreso en 3D 76,4

El 30% de las auditorías corporativas serán realizadas mediante inteligencia artificial 75,4

Primera vez que un gobierno recaudará sus impuestos utilizando blockchain 73,1

Más del 50% del tráfico de internet en los hogares será para electrodomésticos y dispositivos 69,9

En general, habrá más viajes en vehículo compartido que en coches privados 67,2

Primera ciudad con más de 50.000 personas que no tendrá semáforos 63,7

El 10% del producto interior bruto global se almacenará con tecnología blockchain 57,9

Primera máquina de inteligencia artificial en una junta directiva 45,2

 

Todo esto produce una disrupción o cambio, que ocurre cuando las nuevas tecnologías digitales y los modelos de negocio afectan la propuesta de valor de bienes y servicios existentes.

 

Varias obsolescencias gracias al internet de las cosas

 

Métodos de pago. Controles remotos. Entretenimiento físico. Teclados. Claves. Dispositivos de almacenamiento externos. Trabajadores de servicio. Vehículos personales. Tractores en agricultura. Documentos en papel.

 

Los diez datos del futuro

 

Más realidad, menos pantalla (dispositivos como extensiones nuestras). Demasiada realidad (modo de viajar, aprender, convivir). Fin de las contraseñas (biometría). Medico a distancia (robots de asistencia especializada). Más allá del cuerpo (trasplantes, exoesqueletos, control cerebral). Artificios inquietantes (conciencia en las maquinas). Maquinas extraordinarias (amplia extensión de la automatización). Autonomía móvil. Exploración espacial (Marte). Jets supersónicos (largas distancias, costos moderados).

 

Problemas

El reto que se plantea a la humanidad ahora es, sin duda, mucho mayor que en épocas anteriores, como lo supusieron la máquina a vapor, los ferrocarriles, la electricidad, la producción en cadena y la automatización de algunas actividades.

Encierra peligros y amenazas aún desconocidos, supone un cambio radical en la mentalidad de las personas.

Tecnología: promesas maravillosas, realidades peligrosas, debido a los pilotos automáticos (Boeing), futuras guerras con drones (daños colaterales).

Crisis social económica política

Desigualdad, estancamiento salarial y del trabajo.

Todo más rápido, más radical, pero más peligroso, nuevos delitos, mundo virtual.

Automatización múltiple, sustitución de mano de obra por máquinas y robots, impacto mayor en países emergentes como América latina

Aprendizaje automático más robótico continúan mejorando

Ningún empleo se salva de la amenaza de la automatización futura

GIG economy. Las empresas tienden a contratar proveedores independientes y freelancers en lugar de vincular directamente.

A medida que los científicos conozcan cada vez más la manera en que los humanos toman decisiones, es probable que la tentación de basarse en algoritmos aumente. Publicidad dirigida en internet según análisis previos de datos.

A medida que los gobiernos y empresas consigan acceder al sistema operativo humano, estaremos expuestos a una manipulación, publicidad y propaganda dirigida con precisión.

Y a medida que confiemos cada vez más en Google para hallar respuestas, nuestra capacidad para buscar información por nosotros mismos disminuye. (El uso de calculadoras, tablets, teléfonos inteligentes, PC y otros artilugios ha ido atrofiando nuestra capacidad de raciocinio).

La gente lleva vidas cada vez más solitarias en un planeta cada vez más conectado. Estamos cada vez más interesados en lo que ocurre en el ciberespacio que lo que pasa en la calle.

La carrera por poseer los datos ya empezó. Google y Facebook, con su negocio de “mercaderes de la atención”, captan nuestra atención al proporcionarnos gratuitamente información, servicios, entretenimiento, y después revenden nuestra atención a sus anunciantes. No somos sus clientes, sino su producto.

Anotaciones de Yuval Noah Harari 

“Pero para profundizar en cualquier tema se necesita mucho tiempo, y en particular el privilegio de perder el tiempo. Es necesario experimentar con caminos improductivos, probar con callejones sin salida, dejar espacio a las dudas y al aburrimiento, y permitir que pequeñas semillas de perspicacia crezcan lentamente y florezcan. Si no podemos permitirnos perder el tiempo, nunca daremos con la verdad.” 

“Muchos pedagogos indican que en las escuelas deberían dedicarse a enseñar las cuatro ces: pensamiento Crítico, Comunicación, Colaboración y Creatividad.”

“No solo inventar nuevas ideas y productos. Sobre todo necesitamos reinventarnos una y otra vez.”. Yuval Noah Harari. 21 lecciones para el siglo XXI.

Alvin Toffler para docentes del siglo XXI

El conocimiento es la fuente más democrática de poder.

Formular la pregunta correcta es más importante que dar la respuesta correcta a una pregunta equivocada.

Hay que pensar en cosas grandes mientras se hacen cosas pequeñas, de modo que todas las pequeñas cosas vayan en la misma dirección.

El futuro será para aquellos que desarrollen habilidades o técnicas de pensamiento creativo.

La sociedad necesita todo tipo de habilidades que no son cognitivas: son emocionales, son afectivas; no podemos montar la sociedad sobre datos.

Los analfabetas del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer o escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender.

Planteamientos finales

Ya hemos estado rezagados en las otras tres revoluciones industriales. ¿Lo estaremos en esta cuarta?

¿Está seguro de que su trabajo o el de las personas que lo rodean no podrá hacerlo una máquina, tecnología o robot?

¿Están las empresas preparadas? 

Los humanos siempre han sido más acertados en inventar herramientas que en usarlas de manera inteligente. ¿Nos prepararemos para ello?

¿Qué habilidades debo tener para aprovechar esta revolución?

 

La tecnología confiere a la vida la posibilidad de prosperar como nunca antes… o de autodestruirse.

Future of Life Institute

 

Los medios son neutros; son los fines los que definen a los hombres, los que constituyen el bien o el mal.