Año 3 No. 3 y 4 Febrero - Junio de 2009

Sobre la técnica y sus consecuencias. Comentarios a José Ortega y Gasset, y el "síndrome de Frankenstein" (1)


FERNANDO ALARCÓN VARELA (2) FERNANDOAVARELA@HOTMAIL.COM

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X


Resumen

En el siguiente texto expondré uno de los conceptos fundamentales de José Ortega y Gasset: el concepto de la “técnica”; y caracterizaré las distintas implicaciones a que éste da lugar, especialmente en la formulación de la problemática que se ha dado en llamar el “Síndrome de Frankenstein”. Después de hacerlo, intentaré mostrar que a pesar de sus planteamientos, y tras extendidos debates respecto a la cuestión, los distintos conceptos que propone llevan a inconsistencias, y en esta medida a interpretaciones distintas de las que posiblemente pretendiera alcanzar. Pretendo mostrar que este ‘Síndrome’, así como lo hace Ortega, puede adjudicarse a la técnica, pero en un sentido diferente del que él expone, aunque haciendo uso de los conceptos mismos que formula.

Abstract

In the following paper, I will describe one of the fundamental concepts of José Ortega y Gasset: the concept of “technique”; I will characterize the different implications that it creates, especially in the formulation of the problematic that it has been called the “Frankenstein Syndrome”. Then, I will try to show that despite its approaches, and after extensive discussions on this issue, the various proposed concepts lead to inconsistencies; hence, it leads also to different interpretations that those it pretended achieve. I intend to show that this’ syndrome ‘, as Ortega does, can be related to the  technique,  but  in  a  different  sense  of  that he exposes, even though I will use his same concepts.

Palabras Clave

Technology, invention, Frankenstein syndrome.

¿Sería la probidad hija de la ignorancia? ¿Serían compatibles la ciencia y la virtud?
Jean Jacques Rousseau. El contrato social

[…] ¿Qué es lo que cabe esperar en el futuro? ¿Puede tener éxito una campaña a favor de la racionalidad cuando choca con otra todavía más vigorosa en favor de la irracionalidad?
Aldous Huxley. Una nueva visita a un mundo feliz

1. Breve contextualización

El tema que abordaré en el siguiente texto tiene por objeto la reflexión del concepto de técnica propuesto por el filósofo español José Ortega y Gasset (1883-1955) en su obra: Meditación de la técnica. Antes de formular algunos comentarios sobre dicho tema ofreceré una caracterización general del mismo. En una segunda parte formulo varias críticas a los conceptos tratados por el autor, discriminadas en cuatro numerales.

En Meditación de la técnica Ortega inicia con el análisis del concepto de “necesidad”. Refiere las necesidades que son elementales, o primitivas para el hombre: sustento, abrigo, resguardo y demás factores concernientes a la manutención en general. Luego de considerar lo que se obtiene cuando éstas han sido satisfechas, el autor infiere: primero, que en el estado indómito en que tales necesidades se dieran, usualmente es este entorno el que proporciona lo necesario para dar su cumplimiento; segundo, que en los casos en que esto no pasara, el hombre da cuenta de cómo el medio, a veces fértil, a veces hostil, inevitablemente le genera afección, ‘afección’ que en la medida de forzarlo a ciertos carencias, le niega. Si bien pueden ser satisfechas estas constricciones físicas por la naturaleza misma, en parte por el azar, no siempre se halla en el entorno lo que es garante del ‘estar’ del hombre, es decir, aunque aquélla facilita el alimento, el fuego o el líquido, no siempre resultan saciadas sus hambres por lo que se encuentra en el medio.

Precisamente en casos donde no se halla lo necesario, el hombre ‘activa’ una serie de actos con los cuales se procura de lo indispensable para vivir, para continuar en el mundo en el sentido escueto de tal hecho. Estos actos los trata Ortega como “actos técnicos”, y el conjunto de estos son lo que define como “técnica”. Hay no obstante un matiz que debe ser tenido en cuenta y es que ésta no es solamente el acervo de tales actos; la técnica en Ortega es lo que resulta del implementar dichas acciones. Cito al filósofo:

La técnica es la reforma de la naturaleza, de esa naturaleza que nos hace necesitados y menesterosos, reforma en sentido tal, que las necesidades quedan a ser posible anuladas por dejar de ser problema su satisfacción. (Ortega y Gasset; 1939: 66).

Esta noción de la ‘necesidad’, útil en un inicio, debe ser sustituida ahora que la reflexión se dirige a lo que los humanos asumen como suyo: el criterio de la posibilidad de subsistir resulta insuficiente. Por necesidad humana no se atiende ya a lo que es requisito para perdurar; lo “superfluo” es el criterio avalado en este punto: es el factor determinante de la vida humana. Aunque es cierto que el hombre no puede perder de vista sus exigencias corporales, éstas no le son ‘propias’: aún cuando son condiciones sine qua non del vivir, éste no encuentra que su vida sea sólo la satisfacción de tales necesidades: de darse sólo a tal observancia le restaría mucha de su vida para tratar otros asuntos.

En tanto es capaz de prescindir el hombre de estas necesidades y de su satisfacción, Ortega da cuenta de cómo no son ‘primarias’. Lo son, al contrario, unas distintas de las que no resulta nuestra subsistencia como organismos físicos. Podemos entonces aplazar a voluntad la pura conservación para permitirnos los demás accesorios o estados que sentimos más en relación con lo que somos, sin que ello represente nuestro deceso.

Esta es entre otras, una de las diferencias que encuentra el autor al poner en parangón al hombre y al animal: el hecho de que este último sea, básicamente, la conjunción de sus necesidades biológicas y por ello no asuma como propias las imposiciones naturales. Éstos, los animales no-humanos, no podrían además emprender empresa alguna para obtener el sustento que la naturaleza pudiera no proveerles.

En tanto la naturaleza, como el espacio en que se encuentra el hombre o bien sea dicho, como la “circunstancia”, sea modificada para su provecho, éste se encuentra en disposición de satisfacer algo distinto a sus apetitos. Lo ‘objetivo’ y ‘necesario’ de estas ‘satisfacciones’ no es determinado por el entorno. No deja de ser paradójico que lo que es pura medida humana se lleve estos apelativos: que lo ‘objetivo’ y lo ‘necesario’ no lo represente lo que ‘no puede no-ser’, lo incondicional –como la caída de ciertos objetos por acción de la gravedad-, sino más bien lo que es condicional. Por mayores que se piensen estas ‘necesidades superfluas’, no dejan de ser sólo una posibilidad, un poder realizarse en lugar de un ‘tener que’ realizarse. 

A partir de ello Ortega introduce la noción del “bienestar” como el parámetro que funda la búsqueda del hombre, lo cual significa en últimas que cualquier aspecto que se muestre como condición para procurar dicha existencia deriva de lo que aparezca, a su vez, como condición del estar-bien. La naturaleza la modifica y adapta el hombre a sus necesidades, en lugar de buscar su adaptación a ella –simbiosis última menos ofensiva. El hombre, valga el contexto para comentarlo, es sólo un proyecto; por ello lo trata Ortega como una total indeterminación que se crea a sí misma, constantemente. En contraste con los objetos o los animales, cuyas normas de vida vienen estipuladas e incluso prefiguradas, el hombre carece de una ‘cosa’ cualquiera que en su ser concreto se muestre como un punto de partida. En este sentido el hombre es una “pre-cosa”.

Volviendo a la cuestión del ‘bienestar’, hay que consignar que Ortega no sugiere plenamente en qué consiste; contraria a la disposición de solventarlo por la vía de comentar cuál sería el criterio para hablar de bienestar o de un ‘estar-bien’, el autor alude al carácter cambiante de la percepción sobre lo bueno, lo agradable, o lo que se presente al hombre como promotor de su, digamos, ‘permanecer-bien’. Aunque no sea sencillo definir el concepto, pareciera sugerirse, en tanto se hallan ligados bienestar y superfluidad que, independiente a lo que lo genera en el hombre, ese bienestar no se funda en algo diferente a lo superfluo. El bienestar reside en la satisfacción de las humanas necesidades, y esto es lo mismo a la satisfacción de lo no- necesario, o bien, de lo superfluo. Por esta razón el bien-estar se encuentra subsumido en la superfluidad. Algunos conceptos que utiliza el autor no los he referido en esta primera parte. Los retomo en la sección siguiente para evitar la redundancia, y para permitirme hacer una contextualización de lo que propongo.

2. Críticas

En lo que sigue, intentaré formular algunas críticas a varios de los conceptos utilizados por Ortega y Gasset, y analizaré las implicaciones y corolarios del uso de tales términos. Trataré en primer lugar sobre la respuesta que ofrece en los primeros apartados de Meditación de la técnica al interrogante del ‘por qué pareciera tener el hombre un empeño en vivir’. En segundo lugar sugiero que el concepto de “técnica” tal como lo expone, es susceptible de distintas comprensiones e incluso de diferentes interpretaciones. Igualmente comentaré lo que a mi parecer se esboza en la idea del riesgo en relación con la técnica y las razones por las que, prima facie, esta idea no es muy clara. 

2.1 Sobre el “vivir” en Ortega y Gasset

No obstante la caracterización que he ofrecido de lo expuesto por Ortega, he optado por referir aquí una de las cuestiones con que inicia su obra, la pregunta por la existencia –presuntamente prolongada- del hombre, y sobre el por qué no le es indiferente desaparecer. Tradicionalmente, supone, la apelación a la noción del‘instinto de conservación’ ha sido la respuesta. Ortega no explica de forma precisa lo que ello quiere decir. Sin embargo, esboza como idea de ello al hablar, en principio, de una imposición inherente –en este caso- de vivir, o por lo menos de no morir. Ortega denuncia lo confuso del término ‘instinto’ como razón para excluirlo de una posible explicación, y apela al papel que desempeña la voluntad cuando el hombre decide vivir. Por esto afirma que los hombres viven ‘porque quieren vivir’.

En un sentido, el suicidio es muestra de lo anterior: si un hombre ‘X’ encontrará más dificultades para llevar su vida que facilidades, o gratificaciones, sería capaz de adelantar su muerte por medios propios, o bien, dejando que el entorno le aniquilara. Si un tal instinto obra sobre la continuación misma del vivir, el suicidio no parecería una opción, pero es un hecho que así ocurre. Expuesto esto retoma la cuestión del‘vivir’ para afirmar que lo que mantiene vivo al hombre no es ya un mero ‘querer- vivir’, sino más bien un continuar la vida en función del bienestar: vivimos en procura de nuestro bienestar.

Anteriormente se trató sobre las necesidades elementales para el hombre. Esto permite que después sean referidas las que el hombre siente le son propias. En esta medida podría escribirse que, dado que el hombre no vive en atención de un simple estar, y tampoco por un escueto y básico querer-estar, sino por un bienestar, las condiciones fundamentales para que continúe con su vida –como cualquier otro animal- desempeñarían un papel secundario: serían subordinadas como condiciones del ‘bienestar’. Lo que es necesario para el hombre en su búsqueda es, por ende, objetivo. Lo que posibilita su bienestar y le sustenta, es subjetivo. Lo necesario tiene a su vez un carácter de incondicional, mientras que lo que no produce el bienestar y al contrario le subviene, es condicional. Como prueba de ello Ortega recuerda el ayuno guardado por el Mahatma Ghandi en el momento –año de 1921. Como éste, cualquiera podría forzar su cuerpo y dilatar la satisfacción de sus necesidades corporales, y dado que el hombre puede optar por no suplir estos factores –puramente físicos- se tratan como ‘condicionales’. La caracterización puede dejarse hasta aquí. 

En torno a lo anterior considero problemático lo siguiente: si bien es cierto que del mero estar-en-el-mundo no se sigue un bien-estar, es evidente que sólo en tanto el hombre esté, en sentido escueto, podría considerar efectivamente como prioritario y fundamental el estar-bien. Aunque el vivir de manera puramente biológica, física, no garantiza un ‘vivir-bien’, es necesario éste para poder pensar, después, que deseamos estar-bien y no sólo estar. Es obvio que un directo estar en el mundo es condición necesaria mas no suficiente para el bienestar, pues aquél subsume a este último.

A partir de esto, algo evidente, puede preguntarse de nuevo por lo que serviría como respuesta al interrogante inicial de Ortega respecto al por qué vivir no es indiferente al hombre, y lo que pretende con las respuestas que propone, a saber, que el vivir es producto de un acto de voluntad; de un decidir autocráticamente vivir o de un querer vivir. ¿Qué podría comprenderse con base en estas expresiones, no tanto en términos de lo que significan –dado que es claro lo que su enunciación sugiere- sino de lo que suponen? Independiente de lo que fuera el motivo especifico del continuar el hombre su vida, es confuso el presupuesto del que parte Ortega. Consigno esto en consideración de lo que él mismo escribe al hablar de la ausencia de tal instinto pues algunos hombres no impiden su muerte y al contrario la procuran. Si esto es cierto y muestra, y confirma su tesis de un acto de voluntad que antecede la vida, lleva implícita la alusión de lo estrictamente opuesto. Si el hombre vive porque quiere, o en aras de su bienestar, es cierto que el hombre podría no vivir, ni pretender un bienestar, y a partir de ello optar por su muerte. Lo que pretendo decir es que lo que promueve la vida de acuerdo con Gasset, podría a su vez promover la muerte: un ‘acto de voluntad’ precede cada una de estas. Podría sugerirse una cuestión adicional y es que un querer-vivir así como un querer-vivir-bien, por más conciencia que se tuviera de ellos como fundadores del programa de vida, no dejarían de ser, en sentido estricto, condicionales: podría bien pensarse que no tiene que suceder lo que Ortega propone para que el hombre viviera, entre otras, porque lo que permite nuestra vida es también lo que la concluiría. No son necesarias, ni objetivas las razones que ofrece.3

2.2. Distintos sentidos de la “Técnica”

En los siguientes numerales quisiera proponer los diversos sentidos en los que el concepto de técnica puede entenderse. Creo que la variada matización de éste es sugerida por las mismas palabras del autor. Quisiera mostrar estos sentidos y justificar que así se dieran.

2.2.1. La técnica como disposición

En primer lugar, creo que se puede entender la técnica como una disposición, e incluso como una tendencia. Estas nociones las trato, si no es que es obvio consignarlo, en el sentido de lo causal, es decir, en tanto denotasen facultades con una base fisiológica que sirvieran o funcionaran como causas en la promoción de conductas determinadas. Pienso que es válido tratar este matiz del concepto en tanto es compatible con lo que afirma Ortega sobre la técnica en el sentido de un don, o función, técnicos: como una clara conciencia de una capacidad “[…] el hombre, merced a su don técnico, hace que se encuentre siempre en su derredor lo que ha menester”.(Ortega y Gasset;1939: 68). Pienso que esta lectura podría aclarar algunos de los problemas que propone el autor al hablar de lo promovido por el desarrollo de la técnica, y lo que su implementación conlleva. Considero además que tal sentido del concepto podría fundar con mayor vera, el trasfondo fatalista de su filosofía.4 Lo que pienso sobre esta cuestión específica lo reservo para más adelante.

2.2.2. La técnica como medio

Una segunda apreciación del término, más encaminada incluso que otras que se hicieran, es la consideración de la técnica como un medio. En procura de su bienestar el hombre encuentra impedimentos externos que resulta imperioso superar para lograr lo que pretendiera (esto, aun cuando el mundo es el conglomerado de ‘facilidades’ y ‘dificultades’ que el hombre halla en su entorno). Esto tendría por consecuencia, dado el caso, la supresión de lo que es factor de negación en el ambiente: lo que es impedimento. En tanto la técnica es el instrumento del que se vale el hombre para procurase lo necesario, ésta le permite ahorrar esfuerzos, así como quehaceres: es la realizadora del programa humano.

A partir de ello quisiera sugerir una consideración distinta: se trata de la técnica, sí, como un medio, ya no para el hacer-humano, sino para el sentido en que el mismo hombre cuenta con el mecanismo, o la forma de poder ser-humano. Así, escribe Ortega: “Un hombre sin técnica […] no es un hombre” (Ibíd.: 69) y, “[…] el hombre empieza cuando empieza la técnica. La holgura, menor o mayor, que ésta le abre en la naturaleza es el alvéolo donde puede alojar (el hombre) su excéntrico ser” (Ibíd.:98). Luego: “No hay hombre sin técnica” (Ibíd.: 80). No sugiero la probablemente cómica pregunta por si ‘hombre’ y ‘técnica’ son lo mismo —aunque Ortega ha escrito que son sinónimos, sumando a esta díada el bienestar. Lo que quiero decir es que la existencia del hombre sea dable en la medida de ésta, no ya por lo que permita, o permitiera realizar, sino por la posibilidad que éste encuentra para su realización, exclusivamente, en el ejercicio de la técnica: sólo en la medida de ésta, aquél puede, o podría, ser. Si la relación que existiera es tal, sugeriría con mayor fuerza la comprensión de la técnica en el primer sentido que traté, a saber, la técnica como una disposición.5

2.2.3. La técnica como finalidad

Esta interpretación, a mi modo de ver algo ‘esquiva’, la sustento no en el sentido en que la técnica equivalga a una meta, sino más bien al que sea referida cuando se trata de lo que se ‘consiguiera’ o de lo que ‘resultara’. Estos comentarios podrían dar lugar a una aparente caracterización de la técnica como autónoma, como si afirmara el movimiento y progreso de ésta, por y en torno de ella misma: la técnica por la técnica (dado que se enfatiza en lo que ésta permitiera: un presunto bienestar). Este sentido no es sin embargo al que aludo aquí. De ser válida la contextualización de la técnica como el resultado –ya no como ‘disposición’ ni como ‘medio’- se pondría ahora en relación, por un lado, con lo ‘producido en el entorno’, y por otro, con ‘lo producido en el hombre’. La técnica podría comprenderse, primero, en términos de finalidad como la ‘modificación de la naturaleza’, ‘la reforma del entorno’, y a su vez como la implantación de una naturaleza distinta, una ‘sobrenaturaleza’ o ‘extranaturaleza’, ambas creadas por el hombre. En segundo lugar podría entenderse como la ‘buena-vida’ o ‘bienestar’ logrados por aquél. Estas dos acepciones sumadas a la de la técnica como un medio, me parecen acordes con la ‘circunstancialidad’ de que trata el filósofo español al referir el vínculo que invariablemente surge cuando el hombre nace y el hecho de encontrarse en un medio determinado, o bien sea dicho, con el que Ortega ponga como determinante en/hasta cierto punto al entorno y la naturaleza junto al humano.

2.2.4. “Síndrome de Frankenstein”

[…]nos vemos ante un angustioso problema moral. Sabemos que los buenos fines no justifican el empleo de los malos medios. Pero ¿qué decir de esas situaciones, que ahora se producen con frecuencia, en las que los buenos medios tienen resultados finales que son malos?. 

Aldous Huxley. Una nueva visita a un mundo feliz

A partir de lo anterior quisiera pasar a un cuarto punto que no exige recopilación de mi parte, sino su recuerdo sobre lo que he escrito. Dicho punto es el denominado ‘síndrome de Frankenstein’, tradicional en este tipo de discusiones y más tratándose de filósofos de corte humanista –inclusive existencialista. La perspectiva desde la cual pudiera sugerirse a partir de Ortega no parece muy clara. Por tal ‘síndrome’ se piensa en la consideración de la técnica como un ‘fenómeno peligroso’ y de implicar, o dirigir ésta, a alguna especie de riesgo.6 Si la caracterización de Ortega de la técnica como medio es veraz, ello muestra lo erróneo en que se la trate de riesgosa. Si la técnica es el instrumento, la herramienta con la cual el hombre se da o abastece de lo que piensa necesita, el riesgo y con ello el miramiento debiera dirigirse a lo que fuere que hiciera uso de la técnica. La técnica actual caracterizada por su fundamento científico es, en la medida de esa misma fortaleza aparente, más débil de lo que en otros estadios hubiera sido. No obstante parecía expandirse, en tiempos de ser escrita la obra –primer cuarto del siglo XX una actitud ‘cientificista’: una disposición de afrontar los diversos fenómenos concernientes del hombre y la condición humana con la pretensión de que fueran explicados como la ciencia propone hacerlo respecto de otros distintos (el mundo, por ejemplo). Ésta lleva tácitamente también un creer que la realidad humana es susceptible de tal explicación.

En un sentido el hombre, frente al fenómeno de la técnica, da cuenta de la posibilidad exacerbada de lo que ésta podría permitirle y por ende, de lo que pudiera alcanzar. Este sentido del riesgo y el peligro da cuenta precisamente de un hecho y es que, a pesar de poder adelantar bastante el hombre por lo que la técnica promueve, ello, no obstante, no es materia de ésta: la técnica no se inmiscuye en el asunto de las consecuencias a largo plazo del entorno, o en la continuación afable del medio, como sí lo está el hombre. Es claro que la comprensión de la técnica como peligrosa por un carácter independiente no es tan sensata como algunos pretenden. La ‘antropomorfización’ de la técnica, antecesora de tal pensamiento, y la autonomía que tendría que atribuírsele para tomarla de dicha manera no es considerada por Gasset.7

No es muy claro pues el por qué pensar que el cuidado debamos tenerlo con la herramienta antes que con el artífice. Si es válido lo que comente en torno a la técnica como una ‘disposición’ y lo que luego referí de ésta en relación con la posibilidad o efectiva realización del hombre en tanto la pusiera en movimiento, sugeriría, en este sentido, que pensáramos dichos riesgos como dados, dables, o inevitables, debidos en algún momento por lo que ella pudiera anteceder. Los peligros o riesgos latentes en la técnica, no debieran ser pensados con el aire de gratuidad que en ocasiones acompaña a esta discusión. Dado que la fuente de tales consideraciones parece más relacionada con un conjunto de prejuicios y de atribuciones re-dirigidas ya no al hombre si no a lo que éste ha conseguido— sugiero que se entendiera la técnica como la disposición intrínsecamente humana que conlleva la posibilidad del peligro, no obstante lo imprescindible que fuere para el hombre.

En términos más formales deseo sugerir esto para tratar la cuestión de lo riesgoso sin incurrir en la identificación ingenua de lo ‘irracional’ por lo puramente técnico; por la figurada y conveniente remisión a lo mecánico de lo que concierne, en principio y de fondo, a lo humano. Si bien es cierto que el desarrollo de las ciencias y las tecnologías de las que hacen uso, cargan con la posibilidad de derivar en caos entre el ordenamiento social y natural —si es que este último no se muestra obsoleto como entorno en el que los preceptos de la ciencia y la técnica rijan el vivir— la responsabilidad, si es que de esto se trata, no reside en lo que éstas determinen, sino en la mesurada y no morbosa delimitación de la pretensión humana. Acaso sea cuestión de no sobrepasar esta última un punto, ¿cuál? seguramente, claro, un punto cualquiera de no retorno.

Esto que he escrito a modo de conclusión podría acercarse de forma curiosa al fatalismo, dado que acepto, sí, que la técnica implique alguna suerte de peligro, al tiempo en que afirmo que sólo en la medida de ésta el hombre encuentra el espacio y la manera de desarrollase (y esto, valga consignarlo, no se aleja en gran medida de la propuesta de Ortega). Sería como definir positiva y negativamente, y de forma simultánea, a la técnica, en tanto sea el requisito indispensable para la invención y realización del hombre, al tiempo en que fuera o pudiera ser, potencialmente, lo que lo corrompa e incluso lo suprima de la vida y del vivir. Esto es lo que tenía por escribir; la discusión sobre todos estos asuntos, en ocasiones afortunada aunque lastimosamente, permanecerá abierta.

Notas

1 Articulo presentado como ponencia en el III Encuentro Iberoamericano de Estudiantes de Filosofía realizado en Bogotá por la Universidad Nacional de Colombia y la Pontificia Universidad Javeriana. Marzo-Abril del 2009.

2 Estudiante de la Profesionalización en Filosofía y Letras de la Universidad de Caldas.

3 En tanto no fuera atrevido pensar esto en términos de notación lógica, podría escribirse que, dado un acto de voluntad (p) se concluiría: o bien que el hombre viviría (q), o bien, que no-viviría (¬q). Incluso, que moriría (r), y a la manera de un dilema constructivo dado este último término, se validaría una conclusión determinada, no obstante, con una inatinencia manifiesta. 

4 Acaso consigno esto muy a pesar del Víctor Frankenstein de Shelley cuando afirma: “Yo, no por el acto, sino por el efecto, era el verdadero homicida” (Itálicas añadidas). SHELLEY, Mary W. (1994). Frankenstein: o el moderno Prometeo. Madrid: Valdemar. Página: 116. Es pertinente, además de esto, consignar que la alusión al personaje de Shelley junto a la denominación de un síndrome –‘Síndrome de Frankenstein’- en el contexto de la filosofía de la tecnología y sus implicaciones, conjura, acaso no muy fielmente, el sentido en que la autora caracteriza la relación guardada de lo creado y un creador. Para el caso, la obra referida deja manifiesto lo que trato aquí, a saber, que la vista debe ser dirigida no exclusivamente al producto resultante de la implementación técnica en atención de los efectos que sobrelleva, sino más bien al modo en que lo creado, en tanto resultado prefigurado, es visto por su hacedor. 

5 Aunque se trata de autores algo alejados en el tiempo, disimiles en cuanto a presupuestos y asunciones, el sentido excelso de lo escrito por Ortega sobre la técnica sería particularmente opuesto a lo que propone Rousseau, a modo de crítica, como el pretendido desarrollo de las ciencias y el cultivo de las artes cuando escribe: “[…]…es nuestra industria la que nos priva de la fuerza y la agilidad que la necesidad le obliga a él (el hombre primitivo) a adquirir”. ROUSSEAU, Jean Jacques (1982). Del contrato social-Discursos. Madrid: Alianza. Página 211. 

6  La remisión a “Víctor Frankenstein” es clara en este caso. Se refiere al personaje creado por Mary Shelley a inicios del s. XIX.; la historia del brillante y habilidoso doctor anonadado por las posibilidades que encuentra en los logros alcanzados por las ciencias de su época. Éste descubre la manera de insuflar vida a organismos no-vivos y se propone la creación de un super-hombre que, entre otras motivaciones, sería su compañía. Al ver finalizada la tarea, la cosida imagen del cuerpo ahora vivo a partir de miembros antes muertos, lo espanta. Éste no hace más –él mismo diría que no podría hacer más- que abandonar a la criatura. Tras el escape y el manifiesto horror de espíritu del doctor, el recién creado ser, en su originario desconcierto, maldice sin palabras su destino, y posteriormente da caza a los parientes de aquél. Es por esto que lo que fue creado encarna la perversión más atroz de la que se es capaz,y es pues, en la forma que toma su obrar, por lo que el docto hombre desata la tragedia y encuentra la ruina y la desolación en lo que él mismo ha dado en crear. Este es, válido decirlo, el sentido que se podría derivar del ‘síndrome’ expuesto a partir de la obra en cuestión.

7  “[…]…ella por sí no define el programa; quiero decir que a la técnica le es prefijada la finalidad que ella debe conseguir. El programa vital es pre-técnico” (Ibíd.:100. Itálicas añadidas). 
 


Referencias

ORTEGA Y GASSET, José (1939). Meditación de la técnica. Buenos Aires: Espasa Calpé.

ORTEGA Y GASSET, José (1983). La rebelión de las masas. Barcelona: Ediciones Orbis.

WOLLSTONECRAFT, Mary  (1994). Frankenstein: o el moderno Prometeo. Madrid: Valdemar.

ROUSSEAU, Jean Jeaqcues (1982). Del contrato social-discursos. Madrid: Alianza editorial.