Año 3 No. 3 y 4 Febrero - Junio de 2009

Caprichos y Valor de las Imágenes y Visiones del Mundo


NICOLÁS ALBERTO DUQUE BUITRAGO (1) DUQUEBUITRE@GMAIL.COM

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




En nuestro caso, la filosofía debe partir, no ya de la maravilla, sino del horror.

Friedrich Nietzsche. Sobre el Porvenir de Nuestras Escuelas

Visión del Gusto

Cuando se está en presencia de la exageración de una visión del mundo, del olor a Weltanschauung, hay que preguntar si no se está por eso harto y si los juicios de esa hartura no son comparables a los aforismos de la Fisiología del Gusto de Brillat-Savarin, en especial al aforismo V en el que se dice: “La glotonería es un acto de nuestro juicio, mediante el cual damos preferencia a las cosas que son agradables al gusto sobre las que no tienen esta cualidad”, o preguntar si el orden de importancia es el mismo orden del gusto como en el aforismo IX que dice: “El descubrimiento de un manjar nuevo interesa más al bienestar del género humano que el descubrimiento de una estrella”, o preguntar si la paciencia frente a las diferentes visiones del mundo y frente al antagonismo que suponen, es pareja a la paciencia frente a la buena mesa como en el aforismo VIII que dice: “La mesa es el único lugar donde jamás nos aburrimos durante la primera hora”.

¿Habrá acaso que invitar a estar de acuerdo con una visión del mundo como invitaba un tal Hoffman a leer el libro de Brillat-Savarin?: 

“Corred, amables glotones -decía Hoffman-: un sabio universal va a enseñaros el arte de vivir…

 “Venid, escuchad al profesor en gastronomía trascendental y aprended a comer bien.

“Comer lo es todo; el resto es tan sólo el largo entreacto de una representación siempre demasiado corta; comer es el objeto de las acciones humanas.

“Pero antes de iniciaros en los misterios del gaznate, consultad vuestras fuerzas y vuestras disposiciones naturales […] (Savarin, 1939: 7)

Será acaso que los misterios del gaznate y nuestras fuerzas naturales no pueden concluir sino con la pregunta que se hace luego de un gran almuerzo, luego de que uno ya está lleno, a saber: ¿por qué hay quienes todavía comen si yo estoy tan lleno? ¿Por qué hay quienes además de todo comen cosas tan malucas? A la calidad de estas preguntas podemos llamarla antagonismo. Un antagonismo que puede entenderse sin problema en el gusto que decide y gobierna a través de la noble víscera cuando hay un comensal frente a un asado, pero que sería un exceso de capricho, un improperio, si fuera el gusto en el que uno pretendiera fundar una visión del mundo que tuviera que ver o con la filosofía o con ciencia alguna.

Y bien ¿De qué gusto se disfruta con eso, qué propósito hay en ese asunto para que alguien con un gusto tal se crea en posesión de lo absoluto o niegue la posesión de lo absoluto o divida y juzgue? ¿Por qué hablar de imágenes del mundo, imágenes del pensamiento o visiones de las cosas? ¿Por qué como se ha escuchado desde que comencé se pasa una visión del mundo como algo análogo al gusto? Espero que pueda aclarar en lo sucesivo por qué medir una visión sólo por el gusto o sólo por el punto de vista, resulta impropio por lo menos con la actitud de quienes se ocuparon de este asunto en el pasado. Y por qué, en últimas, esas visiones y esas imágenes han terminado envenenando con un mal que pretendían curar, el egoísmo frente a las diferencias.

La teoría de las Concepciones del Mundo de Wilhelm Dilthey

Uno de los más sonados postores de la Teoría de las Concepciones del Mundo en filosofía es Wilhelm Dilthey. Un hombre muy curioso y muy amable que una noche en el castillo de Klein-Oels vio cómo en un sueño se descolgaba del cuadro de la Escuela de Atenas de Rafael una pléyade de grandes filósofos y científicos de todas las épocas para dirigirse unos hacia otros como por un impulso interior. Eran Leibniz, Bruno, Descartes, D’alambert, Sócrates, Platón, Pitágoras, Kant, Schelling, Arquímedes, Hegel, Newton etc. etc., y todos hablaban y se expresaban sus ideas sin ambages.

La imagen del sueño es inquietante y se puede reconocer en ella la pasión obsesiva por la discusión y la comunicación; la convencida manera de pensar que lo primordial del pensamiento es que siga existiendo entre los hombres la curiosidad por saber lo que otros hombres piensan y por dejarse llevar según un impulso interior de intriga. Una negación de lo que los griegos llamaron idiotez para referirse al hombre privado de contacto con otros hombres, incapaz de comunicarse con ellos, de “intercambiar pensamientos” como se acostumbra decir. La lección que deja la imagen del sueño de Dilthey es que gran parte del antagonismo que ha habido entre los sistemas filosóficos y en la filosofía depende de uno mismo y es proporcional al impulso interior de intriga, que gran parte del antagonismo es motivado por cierta falta personal, la falta de comprensión.

Su Teoría de las Concepciones del Mundo con la que pretende hacer frente al antagonismo tiene como foco principal mostrar que a pesar de éste, que a pesar del escepticismo al que tiene que llegar quien sepa que la filosofía siempre ha quedado indemostrada y, sin embargo, siempre ha aspirado fallidamente a la validez universal, a pesar de todo eso no renuncia a pensar que pueda sostenerse -aún en los días de Dilthey- una conversación filosófica como la de la Escuela de Atenas: deseosa, animada y no zalamera y ceremoniosa. Su teoría se trae entre manos un objeto doble: combatir el egoísmo de las concepciones y mostrar lo invulnerable e irrelevante que resultaría cualquier concepción sin comunicación con concepciones diferentes.

Esa actitud de Dilthey tiene que resultarnos extraña, habida cuenta que a nosotros nos resulta más común pensar que las concepciones del mundo están para convertirse en el asidero de la inmunidad de la opinión personal, el asidero de los propósitos no compartidos, o el asidero de los que piensan que por la misma razón de la diferencia de las concepciones la comunicación está minada y se está en lo incomprensible. Tampoco logramos explicarnos por qué si esto no es así sigue valiendo la cofradía y la unilateralidad.

Creo, por otro lado, que estas cuestiones llevan a una serie de respuestas paradójicas a las que dedicaré las páginas siguientes.

Las Visiones del Mundo y la Comunicación de las Ideas

Una de las cosas que resulta paradójica es que la respuesta de Dilthey frente al mencionado antagonismo esté basada en un factor irracional que resulta sosteniendo, como se verá, una de las ventajas de la discusión racional: el poder dar y recibir, impugnar y probar, afirmar y refutar. Ese factor irracional es la vida convertida en la base de las visiones del mundo. La base de la mutua comprensión radica en que esas visiones de mundo pueden revivirse en uno, en que puede recuperarse en uno una experiencia que no es personal.

Sólo suponiendo, por ejemplo, que la obra de arte reviva -en quien la oye, en quien la ve, en quien la lee- lo que su autor quiso hacer; que en un sentido subjetivo pueda reproducirla en un proceso similar al de la creación artística, sólo así podría decirse que se comunica con la obra de arte. Sólo suponiendo que uno pueda repensar lo que los otros opinan, que pueda de una manera subjetiva hacer pensar de nuevo en uno mismo lo que alguien más dice y en un proceso similar al del pensador, sólo así puede haber discusión racional. De esto se infiere fácilmente que la compresión de visiones del mundo antagónicas supone la comunicación, y que esta misma es posible gracias a que existe intriga por saber lo que los otros piensan respecto a problemas comunes. El acuerdo que hay entre los antagonismos es toda una serie de problemas humanos, de enigmas comunes. Es de anotar que la comunicación no implica acuerdo sino un impulso interior por conocer las “razones” de los otros.

En un ensayo de 1890 titulado A cerca del origen y legitimidad de nuestra creencia en la realidad del mundo exterior, Dilthey trajo a colación lo que llamó la prueba moral de la realidad del mundo exterior. Hay una percepción de la realidad del mundo exterior no sólo por el tacto y la resistencia, hay también una percepción de esa realidad en la “reproducción de la interioridad ajena”, en la simpatía respecto a los sentimientos y los pensamientos extraños a uno. Existe una convicción de que hay y existen unos “procesos que percibimos desde fuera pero que revivimos completándolos interiormente”, y que se constatan, por ejemplo, en la percepción de la expresión del dolor tanto como en la comprensión de pensamientos ajenos. Hay una “necesidad de encontrar que los sentimientos propios sean compartidos por personas extrañas, que el saber propio sea confirmado en su validez universal y que el valor propio sea reconocido honrosamente.” (Dilthey, 1951: 152), y eso vale en parte como prueba de la realidad de otras mentes. Por otro lado confirma la importancia que Dilthey dio a esa comunicación con otras mentes.

Las Visiones del Mundo: el Conocimiento y la Comprensión

No quisiera pedirles que acepten las tesis de Dilthey; ni las anteriores ni las sucesivas. Sólo quisiera hacer ver -es bueno decirlo varias veces- cuál era la intención que tenían esos filósofos que hablaron de las concepciones del mundo. No sólo estaban llenos de la ciencia del siglo XIX, sino que estaban tratando de fundar las nacientes ciencias humanas. No querían dividirse en cuestiones de valor, no querían rechazar ningún factor de la cultura; más bien, como en el caso de Dilthey, trataron de distinguir los factores de la civilización para no caer en rechazos.

La distinción más sonora de Dilthey es la que tiene que ver con la diferencia entre el conocimiento de la ciencia y la comprensión de la religión, la poesía y la metafísica. Desechando la aspiración de conocimiento de la religión y la poesía pretendió precisar lo que las hacía diferentes de la ciencia. En los términos comunes de la época sostuvo que mientras en la poesía, la religión y la metafísica originaria no existía la división del trabajo, esta división sí estaba presente en la ciencia y en la filosofía, especialmente en la ciencia. Mientras la religión, la poesía y la metafísica originaria expresan el significado y el sentido de todo el enigma de la vida, la ciencia analiza y aísla las cuestiones según sus objetos.

La religión y la poesía no pueden enfrentarse al enigma de la vida por el mínimo trecho, sino que su respuesta se da de manera libre y soberana, sin limitaciones temporales ni espaciales. Las características principales que Dilthey -y también Burckhardt- señaló para el arte y la religión consistían en su posibilidad de comunicación universal y de validez eterna. Frente al aislamiento de los objetos y la especificación de la ciencia, el arte y la religión comprenden los fines de la vida bajo una visión con significado universal y sin parcelaciones. Quizá pueda ser más significativo decir que mientras las visiones del mundo que comprenden se ocupan, en primer lugar, de las causas finales, la ciencia puede quedarse sólo en las causas eficientes.2 Mientras la comprensión es sintética el conocimiento es analítico.

Otra característica de las visiones que comprenden consiste en su carácter irrefutable y libre de experimentos cruciales, de lo que resulta el valor eterno del arte y la religión. Una visión que comprende es irrefutable porque en último término tiene su base en temples vitales como el optimismo y el pesimismo; y ¿acaso uno podría confirmar o refutar el optimismo o el pesimismo? Claro que no.

Pongamos atención al siguiente ejemplo: a un científico eminente como Newton se le pueden refutar -y de hecho se le han refutado- ciertos planteamientos científicos, en primer lugar porque puede mostrarse con experimentos cruciales que son imprecisos; pero al mismo Newton por más que se le pueda objetar su prueba fisicoteológica de la existencia de Dios, no se le puede refutar. Sus descubrimientos científicos son refutables y su prueba de la existencia de Dios no lo es por más que se derive de ellos. Lo único que francamente se puede objetar a una prueba de la existencia de Dios tiene que ver con su carácter lógico, pero nunca se puede refutar la convicción de que Dios exista.

Respecto a la significación universal de las visiones del mundo religiosas y poéticas, a su explicación del sentido de la vida, puede ponerse como ejemplo cierta concepción religiosa. Por más que existan diferencias religiosas, digamos en la comunidad cristiana, los cristianos nunca han hecho divisiones del trabajo en materia religiosa. No hay unos que se ocupen de la trinidad sin ocuparse de la virgen maría o de los mandamientos de la ley de Dios. Tampoco hay quien sólo se interese por el infierno sin interesarle el cielo o el purgatorio, o la promesa de la resurrección, o quien sólo crea en el espíritu santo sin creer en el padre o en el hijo. No puede haber un cristiano donde no hay convicción alguna de trascendencia terrenal. Bueno y Dilthey dice que esas son respuestas al enigma de la vida y las llama visiones del mundo, y no son científicas porque los temples vitales no están llamados ni a probarse ni a dividirse, y repito ¿Quién podría probar el optimismo, el pesimismo o la convicción de trascendencia?

Hay una pregunta que quedó en el fondo y que debe hacerse para continuar: ¿En qué consiste el tal enigma de la vida? ¿Por qué esa expresión es así de enigmática para nosotros? En esencia consiste en la suposición según la cual el hombre está plegado en tendencias antagónicas: tiene conciencia que todo lo universal es finito, pero puede concebir y desear lo infinito y eterno. Concibe poderes vastos y fuertes en la naturaleza al igual que quiere superarlos y siente su voluntad como independiente. Sabe de las limitaciones en el tiempo y el espacio pero cree que puede rebasar todo límite. Responder a tales enigmas es calmar esas inquietudes y lograr que el mundo aparezca al hombre no como “un espectáculo abigarrado y fugaz” sino como algo “doméstico”, “íntimo” y “propio”. Que aparezca como “un proyecto vital bien orientado”.

El Casillero de la Opinión Personal

Como ustedes saben mi intriga tiene que ver con saber por qué Dilthey quiso encontrar tendencias universales donde nosotros probamos nuestro egoísmo, y por qué puede decirse que su afán por conocer estados internos de los individuos es un afán que ya no existe entre nosotros. Pero la mayor intriga, y lo que constituye la segunda paradoja, es que parece ser que esa falta de intriga se debe a algo parecido, la exageración de las diferentes concepciones del mundo.

Vivimos el resultado de la exageración de tener concepciones del mundo, opiniones personales y filosofías de vida; exageración que conduce a la incomunicación tanto como al desinterés por lo que los otros piensan. No es que las opiniones personales, las concepciones del mundo o las filosofías de vida estén prohibidas, pues nosotros ya no nos prohibimos gran cosa; pero eso no quiere decir que debamos esperar que las disciplinas como la filosofía que han podido hacer frente a esas inocencias caigan en la inocencia o se queden opinando desde la cofradía.

Si bien los planteamientos de Dilthey y afines conllevaban en cierto sentido un relativismo, reconocieron que de hecho había visiones más potentes que otras, inclusive  que  había  una  evolución  de  las  concepciones.  El  problema  es  que, de alguna manera, condujeron también a la salida de casillero de las famosas opiniones personales que amenazan con convertirse en un epíteto absoluto como no lo hicieron cuando se parangonó la idea de visiones e imágenes del mundo. Las opiniones personales se han quedado en el casillero como un vendedor de boletos de museo de un cuento de Michael Ende que no consigue salir del casillero porque su casillero no tiene puertas y él es demasiado grande para salir por la ventana, y que bien poco puede vender sus boletos, pues siempre que le dicen algo se duerme.

La famosa opinión personal es una opinión que no es equiparable a la opinión de la que se hablaba en los días de Jenófanes de Colofón cuando se creía que todo lo humano estaba prendido de la menuda opinión, ni a Parménides quien poco después de este pensó que había un mundo de la opinión y un mundo del conocimiento. Es claro que la opinión no era concebida en ese entonces como una cosa personal; era una vía, un estado o un mundo. Si acaso una condición humana en oposición a la condición divina. Con diferencias evidentes la opinión, como nosotros la entendemos, tiene mucho de noticioso, publicitario, efímero, revistero y, claro está, personal. Algo personal que con fineza puede resultar siendo una concepción del mundo, y ahí es donde comienza de nuevo el problema, y esta concepción personal del mundo debería decirnos algo significativo respecto a las concepciones del mundo.

Mientras Dilthey respondía por mentes cultas y filosóficas que habían caído en el escepticismo por el repetido antagonismo entre los sistemas filosóficos cuando la conciencia histórica minó la creencia en la validez universal de la filosofía, las concepciones personales responden, más bien, a la profusión de opciones interesantes y cuyo interés no tiene por qué ser filosófico y a veces ni siquiera tiene que ver ya con la conciencia histórica.

No hay entre nosotros quien pueda afirmar a boca ancha lo que Dilthey afirmó respecto a la curiosidad de los hombres de su época. La calidad de hombre que Dilthey menciona es no menos que extraña:

Los hombres -dice- parecen insaciables por conocer estados internos de otros hombres o pueblos, por captar, reviviendo, otros caracteres, por compartir penas y alegrías, por escuchar relatos, actuales o pasados, o también aquellos que podrían haber sucedido. Este impulso interior es tan propio de los pueblos primitivos como del europeo actual. En él encuentran su base elemental tanto el trabajo del poeta, del historiador y del biógrafo, como el gozo de sus oyentes y lectores (Dilthey, 1951: 86).

Tal afán por conocer estados internos de otros hombres, de revivirlos, de contarlos y escucharlos con placer, no nos pertenece a nosotros, lo hemos periclitado. El impulso interior a conocer estados internos de otros hombres y revivirlos, hoy disuena, nos vale de pronto la cofradía. Escuchamos este tipo de asuntos con el respeto y la ceremoniosidad con que se escucha al sacerdote en la iglesia cuando ya no nos gusta ir a misa, y por eso hemos vuelto a recordar las palabras de Gorgias: “Decir a los hombres lo que ellos ya saben les confirma su saber pero no les produce placer”.

Ese cambio de actitud puede sentirse ya en el joven Nietzsche quien creyó comprender en qué consistía esa hartura. La extensión de la cultura había terminado por convertir a la cultura en un adorno y en dotarla de cierto facilismo, de cierto comunismo. La cultura ya no enseñaba a los hombres a hablar sino a balbucear. Era una cultura que se escapaba a toda crítica, pues no había cultura en qué creer:

[…]Nadie cree hoy en su cultura -dice Nietzsche-, y, por tanto, todo el mundo está en lo cierto. Y todo el mundo sabe también que, en el fondo, a su vecino le ocurre lo mismo: y con eso vuelve a estar en lo cierto. La verdadera cumbre de la cultura entendida por todos consiste en no traicionarse a sí mismo ni traicionar al prójimo: eso se expresa en esa ridícula y zalamera ceremoniosidad, en esa inquietud en las relaciones, que siempre teme que se revele el secreto de esa cultura. (Nietzsche, 2000: 175)

Mientras Nietzsche afirmaba eso, su contemporáneo Burckhardt había afirmado un poco antes respecto a la actitud científica del siglo XIX: “[…] La extensión y la profundidad de los conocimientos, han permitido a los hombres de hoy adquirir una muy grande facultad receptiva que forma el rasgo fundamental de nuestra cultura. Tenemos diversos puntos de vista para juzgar todas las cosas y tratamos de ser equitativos hacia los fenómenos más extraños y más horribles.” (Burckhardt, 1944:220) Falta ver cuándo esa facultad receptiva que todo lo asimilaba se volvió una facultad represiva que todo lo encerraba y cuándo se dejó de ser equitativo para ser interesante.

La gran profusión y la curiosidad excesiva que empezó a mostrarse por las culturas recién investigadas, por los descubrimientos recién hechos y por las ciencias en desarrollo; hicieron a muchos hombres unos diletantes creídos ellos mismos de tener ahora imágenes y concepciones del mundo, cuando no había sino un agregatum producto de la dicha y la desdicha como Burckhardt los había llamado. Burckhardt mismo recuerda la grandeza de los hombres anteriores entre nostálgico y optimista y avizora el talón de Aquiles de toda esa grandeza: “La cultura vulgarizada, que es propia de nuestro tiempo, hace surgir numerosos individuos más o menos célebres. Cuando se trata de saber si son realmente grandes, bien pocos de ellos resisten la prueba.” (Burckhardt, 1944: 219)

Esa gran curiosidad que dominó el paso del siglo XIX al siglo XX, se volcó en este último hacia la ciencia, en especial hacia la física de Albert Einstein y de Max Planck. Ellos mismos supieron en su momento que la ciencia física parecía ocupar en el nivel de la cultura el papel que antes habían ocupado la religión y la poesía. Esta misma preocupación general por la imagen científica del universo coadyuvó con el advenimiento de un relativismo ingenuo y de un perspectivismo acomodado.

La Imagen Física del Universo

C.S. Lewis afirmó, comparando al hombre actual con el hombre de la edad media que: “Los medios de comunicación de masas, que en nuestro tiempo han creado un cientificismo popular, una caricatura de las ciencias auténticas, no existían entonces. Los ignorantes eran más conscientes de su ignorancia que ahora” (Lewis, 1980:14) “Indudablemente, había un nivel por debajo de la influencia del Modelo. Había poceros y taberneras que nunca habían oído hablar del Primum Mobile y no sabían que la Tierra era esférica; no porque pensasen que era plana, sino porque no tenían opinión alguna sobre la cuestión.” (Ibíd.: 16)

Esta ciencia vulgarizada que menciona C.S. Lewis es la que llevó a Max Planck, en consideraciones análogas a las de Dilthey, a precisar los límites de una imagen científica del universo. Según él la ciencia respondía al enigma de la naturaleza, un enigma al que también pertenecía el hombre y cuyos intentos de respuesta estaban tanto en la poesía y la religión como en la filosofía y la ciencia física. Sus reflexiones son casi obligadas por las circunstancias. A él y a Einstein se les ponía en la espalda una crisis que no estaban dispuestos a aceptar. Se les responsabilizaba inocentemente -si la expresión no es ya impropia- de haber sostenido que todo era relativo y que había un libre albedrío de la naturaleza.

Las afirmaciones respecto al libre albedrío de la naturaleza o la indeterminación de todo, fueron negadas y presentadas por ellos como ilógicas y confusas. Confusiones producto de no fijarse en que la indeterminación a la que ellos se referían era una indeterminación subjetiva y no una indeterminación objetiva. Se refería a la imposibilidad humana por comprender procesos complejos donde no funciona, evidentemente, la idea de causalidad metafísica según la cual una cosa se sigue de otra, como si en un piano del Do siempre se siguiera el Re, pues en la naturaleza física no habían encontrado el modelo de una escala musical, sino cierto orden que ellos comparaban con una fuga de Bach. No anunciaron la bancarrota del principio de causalidad, sino que lo encontraron insuficiente a niveles microfísicos. El mundo no estaba indeterminado, al científico le fallaba su humanidad para determinarlo.

Estas dos concepciones extraídas sin más ni más de la física -la de que todo es relativo y la que afirma que hay un libre albedrío de la naturaleza-, son las que perviven y han cimentado, en parte, la idea de que las concepciones del mundo son caprichosas. Por otro lado, han autorizado la profusión de las visiones del mundo ayudando a que estén por todas partes. Pero esas visiones son versiones vulgares y de estrechas miras que no pueden encontrarse así, ni fueron planteadas de esa manera por Dilthey, por Burckhardt y por Planck.

Lo más espeluznante no es que un relativismo de ese calado sea autodestructivo como acostumbra decirse, lo espeluznante es que termine por hacer perder el interés por conocer lo que se llamó en otro tiempo estados internos de otros hombres y fulmine la necesidad de conciliar cualquier antagonismo, pues casi cada hombre es, según esto, un antagonismo. Es espeluznante que termine por minar la comunicación y que ya no disponga de respuestas a problemas de interés común, sino que los antagonismos se acentúen más hasta la exageración, no porque la comunicación sea imposible, sino porque ya no interesa y porque el medio de antaño que se llamaba crítica y aceptaba la refutación o la confirmación se dirime hoy según otro criterio: exigir a los otros lo que se considera una virtud propia.

Notas

Estudiante de la Profesionalización en Filosofía y Letras de la Universidad de Caldas.

Cfr. Blanco, Julio Enrique. (1942) Newton, valor inglés de la cultura universal. Barranquilla: Editorial Mejoras.

 


Referencias

Burckhardt, Jacob. (1944) Reflexiones sobre la Historia del Mundo. Buenos Aires: El Ateneo

Dilthey, Wilhelm. (1951) La Imaginación del Poeta. En: Psicología y Teoría del Conocimiento. México: Fondo de Cultura Económica.

Dilthey, Wilhelm. (1951) Acerca del Origen y Legitimidad de Nuestra Creencia en la Realidad del Mundo Exterior. En: Psicología y Teoría del Conocimiento. México: Fondo de Cultura Económica.

Dilthey, Wilhelm. (1995) Teoría de las Concepciones del Mundo. Madrid: Altaya.

Lewis, C.S. (1980) La Imagen del Mundo. Barcelona: Casa Editorial Bosch.

Nietzsche, Friedrich. (2000) Sobre el Porvenir de Nuestras Escuelas. Barcelona: Tusquets Editores.

Planck, Max. (1941) ¿A dónde va la Ciencia? Buenos Aires: Losada

Savarin, Brillat. (1939) Fisiología del Gusto. Buenos Aires: Losada.