Año 4 No. 6 Febrero - Junio de 2010

Nueve minutos de un ángel


Nancy Herrera Henao


ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X




Nueve minutos de un ángel

NANCY HERRERA HENAO1 

Universidad de Caldas, Colombia.

E-mail: donay419@hotmail.com

RECIBIDO EL 08 DE ABRIL DE 2010

APROBADO EL 16 DE AGOSTO DE 2010

     Era luna llena a mediados del mes de agosto; el viento hacía bailar las nubes, el frió era penetrante, parecía congelar los huesos de las personas, las hacía estremecer y en su afán de mitigar el frió se perdían en un abrazo y una mirada del ser amado.

     Esteban estaba ahí, saltando de  alegría,  era simplemente feliz, su hogar estaba lleno de amor, paz, tranquilidad, era un paraíso; solía dormir, levantarse temprano, jugar con los pájaros, correr por el valle, consentir los animales. Un día fue elegido para un viaje que duraría meses, viaje del que tardaría mucho tiempo en regresar, si es que regresaba. Muchos de sus amigos ya habían partido, y él no sabía su paradero, pues jamás había recibido nota alguna; eso le extrañaba, pues todos habían prometido escribir.

    Esa noche de agosto le llamaron, estando entre muchos, lo escogieron a él y con mirada fija, penetrante e imponente le dijeron: “Llegó tu hora, comenzarás tu vida, una nueva vida, serán meses de camino y al final verás la luz, esa luz que brillará para ti. Es difícil, pero es tu hora, ya te prepararás en el camino”. Esteban no sabía nada, y entendía poco, pero la sed de aventura que lo caracterizaba lo hacía feliz; por fin iba a saber a dónde habían partido sus amigos.

     Exactamente a las 3:45 de la madrugada partió, empezó a correr lleno de ánimos, pero no iba solo, lo acompañaban sus amigos. De un momento a otro él fue cogiendo ventaja, los dejó atrás, se despidió con una pícara sonrisa y sin darse cuenta cayó en un extraño río y la corriente la condujo por horas a una gran cascada, él  se atemorizó; sintió un gran vacío, empezó a caer cada vez con más velocidad, de repente algo lo frenó, era tan suave, tan cómodo, que le agradó, quiso saber qué había dentro de esa inigualable nube que lo había detenido. Empezó a meter su cabeza y encontró un lugar cómodo, perfecto para él; se recostó en una cama y durmió, estaba agotado pues llevaba tres días en una carrera que no entendía, aparentemente  era sólo contra el tiempo.

     Al día siguiente no pudo salir; su cama lo había atrapado, trató una y mil veces de escapar pero era imposible, lo sujetaba, ejercía  una  fuerza  sobrenatural   en   él, lo tenía totalmente controlado, de un momento a otro empezaron a moverse, viajaban por un túnel y de repente se  sintió bien, ya no quería huir, es más, no quería continuar su viaje. Pasaba el tiempo y se amañaba más y más hasta el punto  que no le importaba ser prisionero, eso le gustaba, pues estaba atado por las cadenas más suaves y sutiles que hubiese podido imaginar. Era un prisionero feliz.

     Esteban se detuvo a detallar su nuevo hogar, había mucha  niebla,  observó  que se hallaba rodeado de agua y no le hacía daño alguno, por el contrario, lo  llenaba de fuerza y sonriendo se dijo así mismo: “Seré un delfín, habitaré en los océanos más fantásticos, pasaré por las aguas más puras y claras que existan”. Trató de ver más allá, al horizonte, pero éste tenía un límite, lo sentía, era una extraña maraña áspera que no poseía agujero alguno: ¿seré araña?, en ese instante de duda fue recorrido por una energía, se vio unido a un cable que salía de la mitad de su cuerpo, se entristeció pues pensó que en su futuro sería un poste de luz, pero descansó al confirmar que no tenía más cables a su alrededor, una pícara sonrisa se dibujó en su rostro, pues comprendió que su imaginación no cesaba.

     Complacido por todo lo que su imaginación creaba para él, durmió plácidamente, su sueño fue interrumpido por un sonido,buscó angustiadamente su origen y se sorprendió bastante al descubrir que ese ruido salía   de sí mismo, que era fuerte y constante, se acostumbró a él, pero nuevamente algo le molestó, era un extraño olor, lo aborrecía, deseó huir, se sintió pesado, comenzó a gritar, a brincar. Su desesperación cesó después de unas horas,  segundos  más tarde fue atraído por un aroma exquisito, era intensamente poseído por el deseo de comer tan maravilloso manjar.

    Pasó rápidamente el tiempo y una mañana escuchó una voz hermosa que a lo lejos cantaba una canción que él nunca había escuchado, pero que lo enamoró, pasaba de una melodía a otra y Esteban no podía dejar de sentirla, de escucharla; ahora pasaba horas y días concentrado en esa voz que estaba ahí sólo para él, convirtiéndose en el regalo más hermoso que había recibido, pues dedicaba gran tiempo a contarle historias sobre su mundo, sobre hadas, dinosaurios, delfines, ballenas, unicornios, mares, gigantes caballos y todo aquello cuanto existía sobre la faz de la tierra. Sin avisarle, su mundo empezó a moverse, la voz hermosa se había transformado en un llanto incontrolable, de pronto tan sólo sintió un tropiezo y  durmió.

    Llevaba meses de camino, pero sentía no avanzar, era completamente extraño, su cuerpo estaba totalmente cubierto por un bello, se había incrementado el sonido que emitía su cuerpo. Esteban se sintió solo, la hermosa voz volvió y ahora la sentía más cerca, separados tan sólo por una extraña pared, él sentía cómo la amaba, era un  amor grande, incomparable, como si algo los uniera, como si  se  pertenecieran  el  uno al otro. La amaba, no la había visto pero la amaba, la deseaba, sentía un placer inexplicable al sentirla cerca, al compartir con ella esas maravillosas historias que noche tras noche lo transportaban al mundo donde tanto deseaba llegar.

    Su casa crecía constantemente, pero casi no lo percibía, pues a él le pasaba igual, llevaba cuatro meses y no había podido llegar al lugar hacia donde se dirigía, empezó a experimentar dificultades de concentración, se entristecía constantemente, pero el calor que le producía su hogar lo sacaba de ese estado de melancolía y lo hacía sentirse de nuevo feliz.

     Así pues, Esteban empezó  a  disfrutar cada segundo, jugaba con su cable,  bailaba, saltaba tratando de alcanzar una secuencia de sombras, apoyándose  con  sus pies en la cama que se hundía; esto le agradaba, pues hacía fuerza con todo su cuerpo para ver hacer caminos, ansiaba conocer todo lo que la voz conocía, pero que se ocultaba tras esa pared que, aunque flexible, era intraspasable. De vez en vez pensaba qué maravillas le esperarían. Estando entretenido en su juego  sintió  que movieron una de las paredes y algo se deslizó suavemente por ella, muy agitado se quedó quieto, su respiración se aceleró, temblaba, un escalofrió recorría su cuerpo, era presa de un intenso ataque de pánico, “que cobarde soy”-pensó-, deseaba conocer lo que había tras aquellas paredes y en el preciso instante en el que tenía un ligero contacto, había sido petrificado de temor. Que absurdo, se quedó ensimismado, decepcionado; durmió mucho pero descansó poco, pues un grave problema invadía sus sueños.

     De repente,empezó a percibir una presencia, fue extraño, se sintió más acompañado que nunca, empezaba a sentirse más enérgico, se movía, se estiraba y realizaba movimientos más fuertes, pues estaba impresionado por todo cuanto era. Era grande, lo más grande que existía, era único, todo estaba ahí para él. Para pasar el tiempo empezó a jugar con el agua y vio que podía percibir el reflejo de lo que era, era tan diferente, ahora un extraño complemento de bolas  y  palitos de gran variedad de  tamaños.  Fue  presa de locas ansias de explicarse a sí mismo cómo era; se acomodó en una posición en la cual podía detallar cada centímetro de su cuerpo, se quedó sin palabras, y comprendió que igual aspecto debía tener la dueña de esa hermosa voz, de su guardiana, a quien amaba. Prosiguió en la loca carrera de sus pensamientos y llegó a la conclusión que  lo que más le impactaba eran esas dos bolitas que parecían un universo lleno de pequeñas constelaciones, y si las tapaba con sus manitas desaparecía todo cuanto era y cuanto existía, fue de nuevo interrumpido por la sombra que se deslizaba suavemente por la pared de su casa, pensó que estaba haciendo mucho ruido y decidió dejar su tarea y dormir.

     Así, pasaron  treinta  y  seis  semanas,  su casa era demasiado pequeña, ya no sentía miedo y deseaba intensamente salir a conocer y a disfrutar de ese mundo de luz, de flores, de árboles, de lluvia, de animales; empezó  a  moverse  bruscamente  decidido a dejar su hogar, pero se calmó. Fue presa de una preocupación incomparable: no estaba  preparado  aún, se puso  de cabezas  y  recapacitando  comprendió  que   no  había decidido qué color de ojos poseería. “¡qué gran  preocupación!  ¿Azules como  el cielo, como el mar?, no, alguien podría explorarlos, ¿Verdes como los campos, las montañas y los valles?, posiblemente sean talados y desaparezcan; no, busco algo más extraordinario,  ¿Café?, ¿Normal? ¿Grises? ¿Extraños? ¡Ya sé! escogeré un color en el que los misterios son apasionantes, donde una luz por pequeña que sea ilumine, serán negros, pícaros extrovertidos, retadores, envueltos siempre en el misterio de unos deseos sin fronteras, sin límites y sobre todo, negros como la noche en que empezó mi viaje”. Por fin llegó su hora, su toque secreto estaba listo, respiró profundo, tenía susto, pero tenía una vida por delante, hubo un gran maremoto, todo tembló, se oían gritos aterradores, él quería salir y enfocaba todas sus fuerzas en ese fin, se llenó de una extraña sensación, mezclada con tensión, ansias, alegría, sudaba frió-caliente, cerró sus ojos para prepararse psicológicamente para la explosión de colores más excitantes que sus ojos podrían presenciar y, de repente: murió, murió él, murió su madre.

     Minutos  más  tarde,  la  oscuridad de esa tenebrosa habitación del hospital psiquiátrico, es  interrumpida  por la luminosidad de un hombre alto, blanco,  de ojos verdes, que venía a registrar la muerte de una interna de este  pabellón.

     Dictamen médico: la  paciente  del  406  fue encontrada muerta a las 3:54 de la madrugada del 21 de agosto del año en curso. Vivió y murió sola, fue sorprendente ver la extraña y complaciente sonrisa que se dibujaba en el rostro de aquella loca que acababa de morir. Siempre había vivido de fantasías, pero esta última acabó con su vida; su imaginación creó con tanta intensidad un embarazo psicológico que para ver y sentir crecer su abdomen contuvo la respiración por aproximadamente nueve minutos, haciendo que todo culminara en un suspiro, el suspiro de la muerte que la envolvía en la oscuridad de la noche, en los misterios del tiempo, y en el poder del deseo que pensó haber obtenido. Una sábana blanca cubría un cuerpo desnudo y sin vida, en la sombra de la pared se reflejaba un abdomen lleno de viento que poco a poco se desvanecía, pues, simplemente, la imaginación que la mantenía con vida ya no existía.

     Y mientras todo sucedía, un pequeño ángel que estaba sentado a los pies de la cama de la paciente muerta, lloraba sin comprender por qué no había podido nacer y agradecía a Dios por la madre que le había prestado por unos cuantos minutos.