Año 1 No. 1 Julio - Diciembre de 2006

Sobre la traducción del lenguaje de la psicología al lenguaje fisicalista


Andrés Julián Arango; Universidad de Caldas

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X


Resumen

The present article exposes the method that Rudolf Carnap uses to show us how we can reduce those psycological enunciates to physicalist enunciates. Carnap tries to overcome the problem in that science is dropped when it pretends to affirm the inter-subjectivity of the psychological propositions. We will see why in Carnap it is not possible such reduction and the physicalist lenguage do not pass of being a representation of the observational structure.

Palabras Clave

Language fisicalista,Languaje system,Intuitive method,Rational method

     La tesis fundamental del fisicalismo consiste en que el lenguaje fisicalista es universal e ínter-subjetivo. Rudolf Carnap quiere apoyar esta tesis mostrando la posibilidad de la traducción del lenguaje sistema de la psicología al lenguaje fisicalista. En su texto de 1933: La psicología en lenguaje fisicalista, para desarrollar su tesis, esto es, que toda proposición de psicología puede formularse en lenguaje fisicalista, aborda primero la traducción y analiza la forma de las proposiciones psicológicas (las proposiciones acerca de las mentes de otros y las proposiciones acerca de la mente de uno mismo). Una de las posturas más criticadas a Carnap, en especial por parte de Popper, es el llamado solipsismo metodológico. En el presente trabajo no se problematizará sobre este aspecto; por el contrario, se buscará explicar otro problema que se presenta en Carnap: la imposibilidad, tal como éste la plantea, de la reducción del lenguaje psicológico al lenguaje universal e ínter-subjetivo de la ciencia unificada.

     En primer lugar, Carnap expone que:

Una proposición P es traducible a una proposición Q si hay reglas, independientes del espacio y del tiempo, de acuerdo con las cuales Q pueda decirse de P y P de Q; o sea, empleando el modo material del lenguaje, P y Q describen el mismo estado de cosas. Epistemológicamente hablando toda proposición protocolar que confirma a P, confirma también a Q, y viceversa. La definición de una expresión “a” por medio de expresiones “b”, “c”... representa una regla de traducción, con ayuda de la cual toda proposición en la que figure “a” puede traducirse a una proposición en que no aparezca “a”, sino “b”, “c”... y viceversa”. Por consiguiente, hay tres elementos en una traducción: la proposición P, la proposición Q, y las reglas de traducción. Para el caso que pretendemos exponer, hablamos de una proposición P que pertenecería al lenguaje de la psicología (Lp), y de una proposición Q, que es una proposición física y pertenecería al lenguaje fisicalista (Lf). Luego Carnap anota que “la traducibilidad de todas las proposiciones del lenguaje L1 [Lenguaje de la psicología Lp] (completa o parcialmente) a un lenguaje L2 [Lenguaje fisicalista Lf] está asegurada si para toda expresión L1 se ofrece una definición que la deriva directa o indirectamente (es decir, con ayuda de otras definiciones) de expresiones de L2. 

Así pues, es necesario encontrar definiciones para expresiones del lenguaje de la psicología (Lp) que las hagan derivables de expresiones del lenguaje fisicalista (Lf). Continúan así los tres elementos de la traducción. El tercer elemento en este caso corre por cuenta de la definición, la cual, a su vez, depende de una proposición protocolar que de significado a una expresión determinada de un leguaje L1.

     Según Carnap, se dice que una proposición tiene contenido si puede ser retrotraída de proposiciones protocolares. De este modo, tomando los ejemplos de Carnap, si se dan: 1) la proposición psicológica P “A está excitado”, 2) la proposición física Q “el cuerpo de A está excitado”, y 3) la proposición protocolar “A tiene tales y cuales gestos”, se infiere que la proposición P tiene el mismo contenido de la proposición Q.

     De otro lado, Carnap hace la diferenciación entre el lenguaje protocolar y el lenguaje sistema. En este último están formuladas las proposiciones del sistema cientifico; el primero es en el que están formuladas las primitivas proposiciones protocolares o las oraciones acerca de lo dado (en el modo “material” del lenguaje, como diría Carnap). El lenguaje de sistema, no obstante, depende del lenguaje protocolar en el sentido en que una proposición de sistema tiene contenido (puede ser verificada), en la medida en que puede ser deducida por un sujeto S de proposiciones de su propio lenguaje protocolar (lenguaje protocolar de S). “Si una proposición no permite dicha deducción, no tiene contenido, carece de sentido. Si de dos proposiciones pueden deducirse la misma proposición, aquellas dos proposiciones poseen idéntico contenido, dicen lo mismo y pueden traducirse la una a la otra.”

     Así pues, las proposiciones protocolares son la piedra angular para la traducción.

     Ahora bien, es preciso resaltar la característica que más sobresale y a la vez que más problemas ofrece con respecto a las proposiciones protocolares, esto es, su alto grado de subjetividad. El lenguaje protocolar es un “lenguaje primario”, el cual también es caracterizado como un lenguaje que se refiere a las vivencias inmediatas; así, “para que esté completa una proposición protocolar, es esencial que aparezca en ella el nombre de una persona”. Esta característica ha provocado que se diga que Carnap parte del “solipsismo metodológico” para la construcción de su sistema. Según la tesis del solipsismo metodológico, “el conocimiento empírico se construye a partir de experiencias fenoménicas de un individuo.” Esto es, las proposiciones acerca de lo dado son eminentemente subjetivas. Obviamente esto es demasiado problemático para la creación de un lenguaje universal.

     Carnap sostenía que “todo enunciado de la ciencia podía ser traducido a un enunciado sobre lo experimentalmente dado a un sujeto individual, y que todo enunciado reconstruido de esta manera se refería solamente a la estructura y no al contenido de la experiencia.” Es decir, que el enunciado protocolar no da el contenido de la proposición en el sentido semántico, sino en el sentido sintáctico. La proposición protocolar mostraría la estructura de la experiencia. El lenguaje protocolar de S no difiere en mayor grado del lenguaje protocolar de un sujeto M, puesto que, según lo que intenta mostrar Carnap, no son interpretaciones de los hechos las que se dan en las proposiciones protocolares, sino descripciones “básicas” (o fundantes) de los hechos. De este modo, el lenguaje protocolar proporciona la estructura que permite la creación del lenguaje de sistema, en la medida en que permite verificar, sin vaguedad, las proposiciones de la ciencia.

     La traducibilidad de un lenguaje sistema -como el de la psicología- al lenguaje fisicalista, está  sustentada  en  las  proposiciones  protocolares,  puesto  que  en  la medida en que dan contenido, también definen las expresiones del lenguaje de la ciencia; por consiguiente, son el elemento que permite la traducción. Volviendo al ejemplo, la proposición psicológica P “A está excitado”, puede ser obtenida de una proposición protocolar (de una proposición de percepción) P sobre la conducta de A; por ejemplo, sobre su expresión facial, sus gestos, etc., o sobre los efectos físicos de la conducta de A, por ejemplo, sobre su escritura. Sin embargo, anota Carnap:

Para justificar la conclusión  se requiere todavía de una premisa mayor P.M., a saber, la proposición general que dice que cuando percibo en una persona esta expresión facial y esta escritura, (por lo general) resulta estar excitada (proposición sobre los signos mímicos o grafológicos de la excitación).

En este punto es preciso exponer, en primer lugar, cómo entendió Carnap la psicología y, en segundo lugar, la forma de las proposiciones psicológicas y la forma en que se describe el ejemplo.

     Carnap parte de una concepción de la psicología entendida como conductismo, movimiento que tuvo sus inicios en la segunda década del siglo XX y que en términos escuetos considera que el único objeto de estudio de la psicología es la conducta. Se afirmaba que si la psicología pretendía ser científica, ésta tenía que limitarse al estudio de los procesos, actividades y reacciones abiertas de los sujetos que sean públicamente observables y en principio medibles. En esta concepción de la psicología se debe hacer uso de procedimientos estrictamente experimentales para estudiar el comportamiento observable, la conducta, y se debe considerar el entorno como un conjunto de estímulo-respuesta. Si la psicología parte de lo que es públicamente observable, no hay problema para que sea expresada en proposiciones físicas.

     Con respecto a la forma de las proposiciones de la psicología, Carnap las divide en proposiciones singulares y proposiciones generales. Una proposición psicológica singular sería: “el señor A estaba enojado ayer al medio día”, que es análoga a la proposición física: “ayer al medio día la temperatura del aire en Viena era de 28º” (los ejemplos son de Carnap). Este tipo de proposiciones se refieren a una persona determinada en un tiempo determinado. De otro lado, se tienen las proposiciones psicológicas generales, que tienen dos formas básicas: a) una proposición puede describir  una  cualidad  definida de  índole  determinada  de  acontecimientos,  por ejemplo, “la experiencia de una sorpresa siempre (o: siempre para el señor A, o: para la gente de tal y tal grupo) tiene tal estructura.” Una proposición análoga sería: “La tiza (o: la tiza de tal y cual clase) siempre es blanca.” Y b) Proposiciones que describen la forma de una frase condicional general que se refiere a acontecimientos consecutivos, esto es, la forma de una ley causal: “si se presentan imágenes de tales y cuales condiciones, entonces en todas las personas (o: el señor A, o: en las personas de tal y cual grupo) se produce siempre (o: frecuentemente, o: a veces) una emoción de tal y cual clase.” La proposición empírica análoga es: “si se calienta un cuerpo sólido, por lo general, se dilata.” De estos ejemplos se puede ver que la proposición psicológica singular se puede deducir fácilmente de proposiciones protocolares. Con respecto a la proposición psicológica general, se observa que tiene la forma de una ley, lo cual desde el conductismo parece no ofrecer mayores problemas. No obstante, una ley es una generalización de tipo inductivo, es decir, que “expresa que un cierto número de implicaciones son válidas para todos los objetos de una clase determinada. En otras palabras, son juicios de la clase si - siempre. El ejemplo “si se calienta un metal suficientemente siempre se funde” es de esta clase”.

     De otro lado, hay que tener en cuenta el criterio que permita explicar ya sea proposiciones singulares o proposiciones generales. La explicación se fundamenta en leyes, “lo que queremos decir con explicar un hecho observado es que se incorpore este hecho a una ley general.” Desde la perspectiva del conductismo, es fácil la elaboración de explicaciones para determinadas conductas.

     Ahora bien, si se calienta un trozo de cobre y éste se dilata, a la pregunta ¿por qué se dilató el cobre?, se responderá fácilmente con la proposición general “todos los metales se expanden con el calor”. Si se pregunta ¿por qué está excitado el señor A?, se esperaría que desde el conductismo la respuesta tuviese el mismo valor explicativo que la respuesta por la causa de la dilatación del cobre; sin embargo, no es este el caso, debido a que una proposición general en psicología (conductismo) no es lo suficientemente universal como para ser aplicada a todos los casos posibles. De esto se desprende un problema con respecto a los enunciados psicológicos generales, que en el ejemplo de Carnap cumplen el papel de premisa mayor. Siguiendo el tipo de analogía de Carnap, se puede mostrar lo siguiente:

 

P1     Este trozo de cobre está dilatado.     P1    El señor A está excitado.

p1      El cobre está sometido al calor.        p1     A tiene tales y tales gestos.

P.M.  todos los metales se expanden          P.M. Cuando percibo en una persona esta expresión facial y              con el calor.                                             esta escritura (por lo general) resulta estar excitada.

      La conclusión (proposición P1) está apoyada en la proposición protocolar p1 y en una premisa mayor, de la cual, a su vez, pueden ser deducidas proposiciones protocolares; por lo tanto, en ambos casos se puede dar una traducción al lenguaje fisicalista. Ahora bien, la explicación de por qué se dilata el cobre está contenida en P.M.; sin embargo, en el caso de “¿por qué está excitado el señor A?”, existe una dificultad en la aceptación de P.M. como argumento concluyente a favor de la explicación de P1. La dificultad subyace principalmente en la expresión que se encuentra entre paréntesis. El problema con este tipo de proposición es que las generalizaciones en conductismo son descripciones que no tienen alto grado de contenido epistemológico, en el sentido de que no pueden explicar de manera clara y segura las causas y los procesos de los hechos. La premisa mayor en el ejemplo del cobre tiene la capacidad de explicar por qué aquél se dilata; en el caso de la excitación del señor A, no explica el por qué, solamente informa el qué. Aunque se puedan deducir proposiciones protocolares de P.M., esto no implica que pueda ser completamente verificada en el caso de proposiciones de la psicología.

     Otra objeción a la posición de Carnap parte de la analogía que él mismo hace entre la firmeza de un trozo de madera y la excitación del señor A, esto para explicar la diferencia entre el método racional y el método intuitivo en la psicología. Desde la perspectiva carnapiana, la psicología no sería más que un sistema de descripciones de la conducta; no sería en ningún momento un sistema explicativo en el sentido de poder comprender las causas de los hechos estudiados y los procesos que ocurren en los mismos. Aunque una proposición singular, referente a las mentes de otros, tiene siempre el mismo contenido que alguna proposición física, parece que Carnap no diferencia entre la estructura y las características observacionales de la misma. Se puede describir la firmeza (característica observacional) de la madera con sólo observarla, pero también se puede verificar estudiando su estructura. No ocurre lo mismo en el caso de la excitación de A, pues aun cuando aceptemos que la excitación tiene determinadas características observables, éstas no son más que características observacionales de la estructura comportamental, la cual no se conoce a ciencia cierta, sólo se conocen (desde el conductismo) las virtuales cualidades físicas de la estructura.

     Carnap diferencia dos métodos de obtener la proposición P1.  En primer lugar, se tiene el método "racional", que consiste en inferir P de una proposición protocolar P y el método “intuitivo”, en el que se habla de percepción inmediata. El método racional presupone conocimientos teóricos y reflexión. En tanto que el método intuitivo consiste en describir superficialmente las características observacionales de la estructura, el método racional permite una verificación con mayor grado de certeza. Cuando se describen a simple vista las características de firmeza de la madera se hace uso del método intuitivo, cuando se hace un análisis profundo de la estructura de la madera se emplearía el método racional.

     Ahora bien, Carnap confunde sus dos métodos para obtener la proposición P"A está excitado". La proposición protocolar p1  sobre la conducta de A (sobre su expresión facial) que, según Carnap, es la base para obtener por el método racional a P1, no dice más que una proposición p2  " A está excitado" mediante la cual se obtiene también P1​, esta vez por el método intuitivo. p2 se obtiene por la simple observación. El hecho de que p1 describa más que p2 no implica que realmente existan mayores conocimientos teóricos y reflexión; es, más bien, la explicación de las características observacionales de la estructura, de su comportamiento factual, y no la explicación de dichas características. No es la explicación de la estructura profunda y completa de sus causas y efectos.

     De esto se desprende que, en la concepción de la psicología que defiende Carnap no habría diferencia entre el método intuitivo y el método racional. La distinción solamente sería válida cuando se aplica a objetos físicos. Si esto es así, desde la perspectiva del conductismo no hay una diferencia clara entre una aproximación racional y una aproximación intuitiva en la ciencia: es más, se pierde esta distinción. En últimas, la posibilidad de dar una explicación científica, no se da, y no se puede dar la reducción de los enunciados de la psicología al lenguaje fisicalista, en tanto no se da la aplicación de leyes científicas.

 

 

 

 


Referencias

CARNAP, Rudolf. (1965) La psicología en lenguaje fisicalista. En: AYER, A. J. (comp.). El positivismo lógico. Madrid: Fondo de Cultura Económica.

NEURATH, Otto. (1965) Proposiciones protocolares. En: AYER, A. J. (comp.). El positivismo lógico. Madrid: Fondo de Cultura Económica.

RICHEMBACH, Hans. La filosofía científica. México: Fondo de Cultura Económica.

UEBEL, Thomas. El fisicalismo en Wittgenstein y Carnap.