Año 1 No. 1 Julio - Diciembre de 2006

El problema de la intencionalidad en las ciencias sociales


Mónica López Echeverry

ISSN papel: 1909-6704
ISSN virtual: 2500-610X


Resumen

La intención como un acto mental que acompaña la acción, denota la “intencionalidad”. Se establece así una relación entre la acción y el sujeto. Se tratará el tema de la acción humana y de las entidades mentales correspondientes.

A partir del concepto de “intencion”, se intentará relacionar los hechos sociales y las acciones humanas.

Abstract

Intention as a act mental that goes along with action, denotes “intentionality”. There, it is established the relationship between the action and the subject. Human action and its correspondant mental entities will be addressed below.

 The relationship between social facts and human actions will be explained from the concept of “intention”.

Palabras Clave

Intention, mental behavior, intentionality, mental entities, subject, human action, social facts

     El tema de la acción humana y de las entidades mentales dominó el escenario de la filosofía británica en los años 50 y 60; donde la filosofía analítica del lenguaje ordinario expuesta por Wittgenstein en las Investigaciones Filosóficas constituía uno de los mayores ejemplos. Entre los conceptos psicológicos estudiados por Wittgenstein (creer, esperar, recordar, etc.) la intención ocupa un puesto relevante, pues aparece como tema característico en su filosofía de la psicología. La intención es definida por el filósofo como un acto mental que acompaña a la acción mostrando una intencionalidad; así la intencionalidad establece una relación esencial entre la acción y el sujeto. En este texto trataré de exponer la necesidad de recurrir a la intencionalidad en las ciencias sociales para dar cuenta de hechos sociales y acciones humanas a partir del  concepto  “intención” de Anscombe y G.H Von Wright, discípulos de Wittgenstein.

     Wittgenstein, teniendo su atención puesta en la pregunta por el significado, interrogante que entraña su idea sobre el significado como algo conectado con la actividad humana, da cabida para que el sentido y el plano de la acción humana aparezcan especialmente vinculados, hasta el punto de que la reflexión sobre el lenguaje implica ahora el estudio de los eventos mentales que aparecen unidos a su funcionamiento. La explicación del significado demanda ahora la aclaración conceptual de toda una serie de términos y enunciados correspondientes a los conceptos psicológicos, no proponiendo desarrollar la ciencia psicológica, sino la aclaración conceptual de los términos psicológicos desde el análisis filosófico del lenguaje.

     Frente al intento conductista de reducir la psicología a un saber análogo a la física en el que se buscan leyes que expliquen la conducta manifiesta, Wittgenstein propone un análisis del lenguaje de la acción que aclare el sentido de las acciones humanas, que dé cuenta de aspectos tales como la intención y la intencionalidad para los que no funciona el tipo de explicación que supone el modelo positivista de explicación llamado por W. Dray “modelo de cobertura legal”. (von Wright, 1979: 30).

    Para Wittgenstein, la “intención” es un acto mental imposible de explicar en términos mecánicos, además de que supone que el sujeto psicológico tiene pleno dominio sobre su propio actuar, es previo a la acción y es posible conocer a través de ella, pero no de forma directa pues, es un acto íntimo e inobservable. Al ser el signo lingüístico el vehículo entre los actos mentales y la realidad, el lenguaje queda pues en un lugar privilegiado para el estudio de la “intención” y la “intencionalidad”, rasgos que pertenecen al sujeto psicológico y su relación con el entorno. Para fines de claridad se debe hacer notar las diferencias entre ambos conceptos usando la distinción hecha por von Wright. Intención se considera como un acto mental de carácter íntimo; en tanto que acto mental. La intención es completa en sí, y es independiente de la acción misma. La intencionalidad, por su parte, a pesar de ser un rasgo de la conducta, no se reduce sólo a su componente de comportamiento, ésta se inscribe en un campo más complejo, en el de la acción.

El problema de La intencionalidad en las ciencias sociales

     Así la intencionalidad establece una relación esencial entre sujeto y acción, mostrando un nexo de la conducta con lo interno (intención), estableciéndose una distinción entre acción humana y movimiento físico.

     La  intención,  constituye  un  acto  mental  cuyo  conocimiento  no  puede  rebasar la intimidad del sujeto que tiene tal intención, de este modo se puede entender la afirmación de Wittgenstein: “El quehacer humano es susceptible de conocerse por observación, la intención no lo es, ésta es inobservable” (Gil de Pareja, 1995: 254). El describir una intención no consiste en describir un evento mental característico que yo pueda más tarde ligar causalmente a la acción; es la totalidad de la situación en la que también interviene el acto mental de la intención dentro de un amplio contexto de objetivos y creencias, lo que permite una descripción adecuada, de modo que el describir una intención significa describir lo que sucedió desde determinado punto de vista y con un propósito específico, pues en ésta se encuentra el motor consciente de nuestras acciones. En palabras de Wittgenstein describir una intención es describir una perspectiva personal específica “porque una intención se halla empapada de su situación, de costumbres humanas y de instituciones” (Gil de Pareja, 1995: 337).

     La intención se analiza a través del lenguaje y las asociaciones que éste permite, pues, a pesar de ser un acto de carácter íntimo, ésta se muestra en las acciones del sujeto y “se manifiesta en el uso del lenguaje, aunque es irreductible a lo puramente externo” (Anscombe, 1984: 9). Por el contrario, la intencionalidad es cognoscible por observación, pues pertenece al ámbito de la acción, se aprecia observando la actividad desplegada por el sujeto, es un rasgo figurativo de la mente que se evidencia en la conducta.

     La  intencionalidad  del  psiquismo  es  el  rasgo  fundamental  del  ser  humano. Esta intencionalidad hace que el ser humano construya un amplio conjunto de intenciones, y otra amplia gama de estados mentales, que se dirigen hacia un objeto. La intencionalidad no tiene sólo un aspecto intelectual, sino que incluye los niveles de la voluntad y del sentimiento. Decir que la mente es intencional es concebir que actividades de la mente como percibir, desear o imaginar se dirigen hacia objetos (por ejemplo, “veo que hay una casa amarilla” o “Juan quiere un carro nuevo”), y que haya una clara intención hacia éstos. En este aspecto, la mente es fundamentalmente diferente de cualquier máquina, por sofisticada que ésta sea.

     Esta intencionalidad humana tiene una especial relevancia en la formación cognoscitiva de un mundo de objetividades en las que se cumple el carácter intencional del ser humano. En este mundo de objetividades cumplido por la intencionalidad humana la cultura tiene una gran importancia, cumpliendo las estructuras culturales un papel fundamental en la formación del individuo.

     A partir de la descripción de las acciones ha de ser posible la creación de hipótesis que den cuenta de los factores internos y externos que se encuentran en la base de la acción, lo que, según Von Wright consiste en: I) el aspecto interno, que radica en la intencionalidad de la acción, en la intención o en la voluntad que se encuentra detrás de sus manifestaciones externas; y II) el aspecto externo, que puede dividirse en dos partes: la primera es el aspecto externo inmediato que es una actividad muscular (girar la muñeca, levantar el brazo), y la segunda es el aspecto remoto que reside en algún acontecimiento del que esta actividad muscular resulta causalmente responsable (al girar la muñeca se abrió una ventana), éste no tiene que representar necesariamente un cambio de situación (evitar que la ventana se abra). Sin embargo, la descripción de las acciones humanas no arroja un estudio de la conciencia como tal, sino del hombre consciente, es decir, se investiga sobre el sujeto de la acción que abarca dimensiones de la actividad humana y componentes de tipo mental.

     Para  von  Wright  la  intencionalidad  reside  en  la  conducta,  pero  no  como  una cualidad inherente a los movimientos de los miembros o de otras partes del cuerpo. Porque estos miembros son susceptibles de una descripción sin hacer referencia a una intencionalidad. De modo que entender una conducta como intencional es en palabras del autor “encajarla en un relato histórico”, es decir, que la explicación de la causalidad remite a un amplio contexto, en muchas ocasiones de carácter personal ya que se esta haciendo referencia tanto a las intenciones como los a motivos y razones del sujeto; como diría el profesor Arango: “Esto es lo que hace la diferencia entre un tic involuntario y un guiño”.

     Si se acepta que la “acción intencional“ hace referencia tanto a intenciones como a motivos y razones, entonces se podría decir que “conducta” y “acción” son diferentes, pues la acción se fija en la actividad consciente del sujeto, que con sus intenciones se sitúa en un contexto distinto a la mera conducta, ya que no todos los aspectos de la acción son observables, mientras que los de la conducta sí lo son. Además, la acción posee carácter práctico frente a la monotonía de la conducta, principalmente si ésta se entiende de modo instintivo. Se podría decir que la acción abarca más que la conducta en la medida que es más compleja y comporta una mayor profundidad, pues amplía el campo de estudio dado que la acción permite integrar el comportamiento interno -el acto- y el comportamiento externo -la actividad exterior-; mientras que la conducta sólo contempla la dimensión externa. Igualmente la acción es más profunda debido a que remite a otros factores que no cabe considerar en los meros términos de conducta, como la intención, entendida como factor no observable que da sentido a la acción.

EL problema de La intencionalidad en las ciencias sociales

     La manifestación de las intenciones se encuentra en la intencionalidad de la acción. La intencionalidad hace que la acción supere el plano físico y observable de la conducta. Mediante la formación de las intenciones en la intencionalidad de las acciones, la actividad humana elude cualquier explicación basada únicamente en términos mecánicos. En otras palabras la intencionalidad mira hacia algún fin, mientras que la conducta para su constitución como tal no lo necesita.

    Habiendo ya especificado cómo los conceptos de intención e intencionalidad recaen sobre la acción humana desde una perspectiva wittgensteniana, nos centraremos ahora en lo que específicamente llamamos ciencias sociales.

     Partiendo del supuesto de que el objetivo de las ciencias sociales es la investigación de los fenómenos sociales, los acontecimientos o hechos sociales y las acciones humanas, se evidencia la necesidad de explicar los fenómenos y los hechos sociales atendiendo a la observación en cuanto acontecimientos exteriores, que se encuentran allí afuera y que suceden en el mundo, pues el considerar los hechos sociales como cosas es “observar respecto a ellos cierta actitud mental”. (Durkheim, 1995: 37)

    Esto se muestra más claro a partir del análisis del texto de Durkheim Las reglas del método sociológico, donde se afirma que la sociología tiene por tarea el estudio de los hechos sociales y postula como primera regla “considerar los hechos sociales como cosas”. Tal vez el término “cosa” no es del todo acertado si se piensa en éste como la referencia a un ente, o un algo material; es más pertinente pensar que la posición de Durkheim se encuentra dirigida a tomar las acciones humanas y los hechos sociales como susceptibles de observación, es decir, que lo que sucede en el mundo social son hechos, acontecimientos o fenómenos; donde estos son exteriores o públicos, contrario a lo privado o subjetivo.

     La propuesta precedente es una crítica a quienes consideran que los hechos sociales y las acciones humanas son privados y subjetivos y por tanto pueden ser abordados por introspección, lo que no les permite a las ciencias sociales y humanas alcanzar los requisitos necesarios para acceder al status de ciencia como las denominadas Ciencias exactas.

      Para Durkheim, tanto los grupos sociales como las organizaciones y las acciones humanas, deben ser tratados como hechos objetivos y estudiados mediante la observación. Este punto constituye nuestro distanciamiento del pensador, pues adoptar como único método para la investigación de hechos sociales la observación, es reducirlos a una mera explicación empírica, mientras que, siendo los hechos sociales acontecimientos humanos, deben ser asumidos desde los pensamientos, intereses e intenciones humanas, teniendo en cuenta que tales significados no son ni subjetivos ni privados, sino públicos y sociales.

      Al respecto, uno de los autores contemporáneos más influenciados por Wittgenstein, es Peter Winch, quien en la primera parte de su libro Ciencia social y filosofía analiza el error que supone diagnosticar el estado actual de las ciencias humanas y sociales mediante un paralelismo con las ciencias naturales. A juicio de Winch, dicho paralelismo erróneo supone relegar a la filosofía a un papel secundario respecto de la ciencia, en su libro lo dice de un modo incluso caricaturesco: “decir que las ciencias sociales están en su infancia ha llegado a ser una perogrullada para los autores de libros relativos al tema. Sostendrán que esto es así porque las ciencias sociales no se apresuraron a emular a las ciencias naturales y a emanciparse de la tutela sojuzgante de la filosofía; que hubo una época en la que no se distinguía claramente entre filosofía y ciencia natural, pero que gracias a la transformación de este estado de cosas, ocurrida alrededor del siglo XVII, la ciencia natural progresó a grandes saltos desde entonces. En cambio -se nos dice- tal revolución no se produjo todavía en las ciencias sociales, o sólo ahora está en proceso de realización. Quizá la ciencia social aún no encontró a su Newton, pero se están creando las condiciones necesarias para que surja un genio de esa magnitud. Se recomienda, sobre todo, que sigamos los métodos de la ciencia natural más que los de la filosofía si queremos lograr algún progreso significativo”. (P. Winch. Citado por Gil de Pareja, 1995: 9)

El problema de la intencionalidad en las ciencias sociales

     El tratamiento wittgensteniano del lenguaje de la acción tiene sus repercusiones en la tensión metodológica entre unidad y diversidad de la ciencia. El problema de fondo versa sobre la posibilidad de abordar la experiencia humana desde los supuestos metodológicos de las ciencias naturales, o bien desde un tratamiento especial dentro de las ciencias sociales y humanas. Esta tensión metodológica gira con frecuencia en torno a las nociones de explicación y comprensión, pues se considera que la primera insiste fundamentalmente en factores cuantitativos y causales, situando su objeto de estudio en la naturaleza, cuyos fenómenos pueden reproducirse y explicarse; la comprensión, en cambio, tiene por objeto el ser humano, tanto en su vertiente intersubjetiva como en su relación con el mundo, y se parece más al ejercicio de la crítica literaria que al de la ciencia natural.

        Al contraponer el método utilizado en las ciencias naturales y el empleado en las ciencias humanas y sociales, del primero se dice que explica y predice los fenómenos empíricos; mientras que del segundo se afirma que tiene por tarea comprender los sucesos que acontecen en el ámbito social. El objeto de estudio de cada ciencia es la razón que fundamenta la dicotomía explicación - comprensión: la realidad de la que se ocupan las ciencias naturales no coincide con la de las ciencias sociales, que han de contar con la acción humana libre y la singularidad de muchos de los acontecimientos que estudia.

      Wittgenstein acepta la necesidad de una explicación pero no una explicación que equivale a la de la dicotomía, pues la actividad de explicar aparece asociada a la interpretación del lenguaje, tarea que se realiza mediante ejemplos, además la explicación del lenguaje, tanto el general como el específico de la acción, requiere una cuidadosa atención a lo que tenemos frente a nosotros, es decir, lo obvio, pero no en una reconstrucción racional. En Wittgenstein, explicar es más bien explicitar que proporcionar una causa, de modo que no se busca una explicación última sino un entrelazado de explicaciones que se enlazan con la descripción.

      Así pues, el filósofo vienés acepta la explicación en el campo humano aun cuando destaque más la idea de comprensión. La comprensión se centra en el lenguaje, y a través del análisis de la acción se ve que su idea de comprensión comparte algunos rasgos característicos propios de la noción de compresión de la dicotomía, pues recupera la especificidad de lo humano desde una idea de acción que surge de una intención y se despliega en una intencionalidad. Se interesa así por aquello que atrae la atención de la compresión: el hombre, sus relaciones intersubjetivas y sus nexos con la realidad extramental en general. La actividad de comprender y, a su modo el explicar, intenta captar el sentido y la finalidad de las acciones humanas individuales y sociales.

      Ya para concluir vale la pena hacer hincapié en el rasgo característico de la intencionalidad que es el de establecer una relación esencial entre la acción y el sujeto, permitiendo un nexo entre conducta y aspecto interno, para establecer así una distinción importante entre la acción humana y el puro movimiento físico. Hay una particularidad humana que poseen las acciones intencionales y les otorga un carácter distintivo, esto es, la posibilidad de dar razones de porqué son realizadas. De esta forma es como el concepto de intencionalidad juega un papel no sólo importante, sino también necesario, para las ciencias sociales, al éstas tener como objeto de estudio al hombre y todo lo relacionado con él de manera social. La acción adquiere su sentido al hallarse situada en un contexto más amplio de objetivos y creencias.


Referencias

ANSCOMBE, Elizabeth. (1984) Intención. Barcelona: Paidos.

DURKHEIM, Emile. (1995) Las reglas del método sociológico. Barcelona: Altaza.

GIL de PAREJA, José Luis. (1995) La consideración wittgenstainiana de la psicología como ciencia. VON Wright. (1979) Explicación y comprensión. Madrid: Alianza.